Uncategorized

Del Seat 600 E al Subaru XV


 Casi nunca escribo de “producto”, o sea de los nuevos modelos, pruebas, etc; pues siempre me he dedicado más a los deportes de motor. Sin embargo a veces tengo la oportunidad de probar coches, lo que se puede enmarcar dentro de los “rendimientos no económicos”. Esta entrada va sobre dos coches que he probado recientemente, un Seat 600 E de los años setenta, y el Subaru XV, el último modelo de la marca japonesa. No voy a detallar las características técnicas de cada uno, ni sus historia, pues eso se puede mirar en cualquier publicación. Simplemente contaré como me fue

Pocos días después de hablar con Manolo Muñoz, del Automóvil Club Córdoba, sobre el Sierra Morena de Clásicos, me llamó Fernando Molero por si quería participar con un Seat 600 E. Para probarlo, quedamos el domingo 29 de enero para dar una vuelta con algunos coches de la familia: el Seat “Bocanegra” con el que participó Verónica, el MG deportivo de Adolfo y Queti (los padres), el Spitfire que llevaba  Daniel Martín (copi de Fernando) , un Peugeot 106 Rallye que llevó Fernando, y el “seílla”, en el que íbamos mi hijo Juande y yo.

Por otra parte, el jueves 9 de febrero se realizó la presentación a la prensa andaluza del Subaru XV (la marca dice “equis uve”, pero yo veo casi más fácil decirle Subaru “quince”, por los números romanos). La cita era en La Torre de la Barca, una nueva instalación a las afueras de Córdoba, en la orilla izuierda del río Guadalquivor, propiedad de Bodegas Campos. De antemano gracias a Guillermo Pérez Medina Satrústegui, jefe de prensa de Subaru España, por la invitación; y al resto del personal por su amabilidad.

Volvemos al 600. Quedamos con los Molero sobre las doce de la mañana, y pusimos rumbo hacia la carretera de Trassierra. Unos minutos para adaptarme al veterano utilitario, por las calles noté  la dirección dura (entonces no eran asistidas, sino más bien “inisitidas”),  lo que era debido en parte a la  falta de presión de los neumáticos. Paramos en una gasolinera,  y repostamos. Para los más jóvenes, recordar que  el depósito de este coche está situado en el maletero (foto superior), bajo el capó delantero, pues el motor va atrás. Ya con los neumáticos a tono, el coche se manejaba mejor con su volante grande con el pulsador del claxon en el centro. En llano y en cuarta, llanea a unos 70-80 kms hora y comenzamos a subir hacia Trassierra, en una carretera que conozco muy bien.

En la foto se aprecia el espartano salpicadero, con el cenicero y tres interruptores debajo, el cuadro con el velocímetro, el cuentakilómetros dentro y a los lados los niveles de la temperatura del agua y de la gasolina. Además se puede ver a la derecha de la foto, un primitivo “parkímetro”,  de cuando se limitó la hora de estacionamientos en algunas zonas. Eran unos discos en los que se ponía la hora de llegada y en la otra parte salía la hora límite de salida.

Hacemos la Subida a Trassierra en segunda y tercera, casi sin tocar los frenos y aprovechando las inercias, en el cruce de la gasolinera tiramos a la izquierda, hacia Las Er,itas, y en algunos tramillos de bajada el seílla se embala, y te das cuenta lo que son unos frenos de tambor sin servo, o sea aprieta y se irá parando.

En la foto, el que suscribe atento al tramo, se puede ver parte del asiento trasero y el “asidero” para las plazas traseras. Por supuesto, los dos elevalunas son manuales.

El coche iba muy bien, en ningún momento se calentó, pero yo sabía parte del duro recorrido del Sierra Morena de Clásicos, con una primera etapa nocturna y la segunda con muchos kilómetros, por lo que dedidí no apuntarme y se lo dije a Fernando.

En el aparcamiento junto a Las Ermitas paramos a hacer algunas fotos del grupo, como ésta, en la que se pueden ver, de izquierda a derecha,  Queti junto al 600, Fernando y el 106 Rallye, Daniel Martín y el Spitfire, Verónica y el Bocanegra y Adolfo con el MG.

Por cierto, y para los mal pensados, como el recorrido era secreto hasta el mismo día de la salida, no dije nada del mismo a nadie, incluidos Fernando y Verónica. De hecho se perdieron a la salida de Adamuz cuando iban para el Picacho, por lo que penalizaron bastante..

En resumen, me gustó el Seat 600 E, un coche espartano, con lo justo, pero que dio muchas satisfacciones a miles de usuarios. Todos conocemos historias de viajes con toda la familia en este coche, y por cierto a mi hijo, que mide más de metro ochenta, no le pareció pequeño comparado con algunos actuales.

De nuevo con el Subaru. Después de esperar un rato para que llegaran los foráneos, y de una breve rueda de prensa para presentarnos el”15”, llegó el momento de probarlo. Todos los modelos presentes llevaban el motor diesel boxer de 2 litros y 150 CV, que a mí me parece el más equilibrado. Habrá además uno de gasolina de 117 CV, que cargado a tope y con el aire acondicionado me da que se puede quedar justito, y otro de gasolina 2 litros y 150 CV que debe tener más consumo. A mí me tocó el tope de la gama y con barras en el techo (un accesorio que no traen de serie).

Entras en el coche y  parece un avión, con tantos mandos y controles, como se puede ver en la foto. En el volante, pequeño y de buen tacto, ya hay nueve, en la puerta del conductor otros tantos que manejan los retrovisores, elevalunas, posturas del siento….En el centro, los mandos del climatizador, una pantalla grande para el navegador y la cámara de la marcha atrás, y encima otra pantallita con más cosas. No hay llave de contacto (que antiguo eres jotajota), sino un botoncico Start Stop. Dos esferas con cuentavueltas y velocímetro analógicos (me siguen gustando más que las digitales) y en una de ellas se encendió un simbolito de agua en azul. Pregunté y me dijeron que era la temperatura del agua, que estaba fría. Supongo que cuando alcanza temperaturas elevadas se pondrá rojo, pero desde luego a mí me gusta más un relojito con la temperatura, que se vea bajar o subir, y no llegue a ser tarde cuando te des cuenta).

Como íbamos algo retrasados y quedaban 120 kilómetros por pistas y carreteras, no me dio tiempo a aprender para que servía cada cosa, pues además tenía que pararme a hacer algunas fotos.

Aquí tenemos una foto tres cuartos del Subaru XV, con Córdoba al fondo. Una de las cosas que destacan son sus peculiares llantas negras, de 17, que desde luego piden un tornillo antirrobo. Se me olvidaba decir que este coche pertenece al segmento de los SUV-C, o todocaminos compactos, en los que militan modelos como el Nissan Qashqai, Mitusbishi ASX, Hyundai ix35, Volkswagen Tiguan y Ford Kuga.. Un segmento que está en alza a pesar de la crisis. Nota distintiva de los Subaru es la tracción total permamente, o sea que siempre vas con cuatro ruedas motrices.

Me gustó este coche. El motor es elástico, tira desde abajo y sube bien de vueltas. El cambio manual de seis velocidades es preciso, con un buen escalonamiento y la sexta larga. No soy experto en los todo terrenos, pero me pareció que va muy bien por los caminos, a pesar de que estén degradados, absorbe bien las irregularidades (vamos algunos baches en los que yo casi me paro con mi veterana Zafira). En la foto de arriba, visión trasera del coche (por cierto, “aondestá” la camarita de la marcha atrás).

En algunos momentos me creía que estaba en un  un raid, solito en los caminos (el coche escoba venía detrás a una distancia prudencial), y yendo a un buen ritmillo. En la foto, en un carril deteriorado por medio de un olivar.

Después, en carreteras estrechas y reviradas, se maneja muy bien, con buenos frenos, estabilidad y nobleza. En la autovía quizás es algo rumoroso, pero no a las velocidades permitidas.

Al finalizar la prueba nos dirigimos a Bodegas Campos, para almorzar allí. En la foto vemos el XV en el aparcamiento, con las secuelas del polvo. Me gustan los coches blancos porque además de ser de los más “visibes”, son muy sufridos para el polvo y la suciedad.

Cuando sale un coche nuevo, me  planteo para qué tipo deconductor puede ser una buena opción . En la campaña de marketing de la marca se incide en el concepto de Aventura Urbana. Para alguien que trabaje en el campo, quizás sea mejor un todo terreno clásico, y si sólo se va a hacer ciudad y autovía, pues un turismo o una monovolumen si se necesitan más plazas. Pero quien de vez en cuando abandone la ciudad y se meta en carreteras reviradas (por ejemplo cuando vamos a ver rallyes), con mal piso, o por pistas (acudiendo a los autocross, motocross o raids), puede ser una excelente opción.

En cuanto a precios, va desde los 19.000 euros de la versión gasolina 1.6, a los 30000 de la más alta, con motores de 150 CV.

Resumiendo, me ha gustado mucho el nuevo Subaru XV. Siempre me llamaron la atención modelos de esta marca, como el  Forester o el Impreza; y además para mí tiene  un punto racing, o al menos así me lo parece.

Y ya mismo las carreras. Esta mañana he ido a Talleres Chico, donde más de cuarenta coches han pasado las Verficaciones técnicas de la FAA. Buen ambiente. Mañana domingo en Lucena, la segunda edición de su Exposición Racing;  y en el Club Córdoba Slot su clásico  Open. El próximo fin de semana, la Cronometrada de Villaviciosa con nuevo recorrido el sábado, y al día siguiente el 36 Trial de Posadas, puntuable para el Nacional en varias categoría, y para el Andaluz.

Ya huele a gasolina de carreras.

 

 

Anuncios

Comentarios

7 comentarios en “Del Seat 600 E al Subaru XV

  1. Curioso el contraste, en otra época (600)menor cantidad de volumen aprovechable para todo, y ahora (XV), mayor cantidad de volumen pero q en la vida real poca gente lo saca de “lo negro”

    Publicado por Miguel | 26/02/2012, 14:46
  2. JJ, la camarita creo que es el puntito negro que se ve encima de la “E” de la matrícula, pero si tu sabes canalla…….

    Publicado por vicente | 27/02/2012, 22:12
  3. A mi me gustaria probar un 600… soy del 80, me pillaron ya pocos por las carreteras (bueno, un tio de mi madre tuvo uno hasta el 90 aprox, lo cambió por un Supercinco) aunque me he criado en un 850 “especial lujo”… que tambien me gustaria probarlo de conducir, siempre me llevaban atrás…
    Por cierto que me ha gustado la prueba del XV, sin entrar en rollazos supertecnicos y sin dar por hecho que el equipamiento normal de un coche es tanto cachivache… que mis coches nunca han tenido.
    Salu2 y hasta Villaviciosa

    Publicado por Paco | 02/03/2012, 07:34
  4. Por cierto, eso de ser diesel, y boxer, ¿se nota en algo? ¿El motor no va algo apretado? Complicando meterle mano… como en todos los coches nuevos, para que vayas al T.O. para todo. Por ejemplo, ¿es fácil cambiarle una bombilla? Imagino que el xenón será opcional…

    Publicado por Paco | 02/03/2012, 07:37
    • Yo no noté nada especial por ser boxer diesel. En la rueda de prensa dijeron que al tener esta disposición, el centro de gravedad estaría más bajo. No me pareció que el motor fuera apretado, empujaba desde abajo y subía muy bien de vueltas. En cuanto a la accesibilidad, imagino que parecido a otros, no tuve tiempo de fijarme mucho. Por ejemplo en mi Zafira puedo cambiar las lámparas de faro delantero izquierdo, pero no los del derecho, que me las cambian en el taller…
      Gracias por los comentarios

      Publicado por jjmedinamotor | 02/03/2012, 18:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

febrero 2012
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: