Automovilismo, Clásicos

Dos clásicos militares


Hoy no tengo mucho tiempo para escribir, ni muchas ganas, así que voy a colocar un “refrito”, o sea un artículo que escribí hace tiempo, para la revista Ganvam Información. Buscando temas distintos a los habituales de la sección de Clásicos, pensé en algo relacionado con los vehículos militares, y tuve la suerte de que muy cerca de mi casa, había dos, muy diferentes pero también significativos de distintas soluciones. Ahí va el artículo.

El coleccionismo de vehículos militares es aún incipiente en nuestro país, mientras que en otros de Centroeruopa y en los Estados Unidos está bastante desarrollado. Lógicamente no son fáciles de encontrar, pues su uso ha sido restringido para los diferentes ejércitos y la mayor parte de los existentes proceden de subastas. Una vez adquirido, también puede ser complicada su matriculación, siendo posiblemente el mejor recurso hacerlo como Vehículo Histórico.

Hoy traemos a estas páginas dos modelos muy diferentes, gracias a la amabilidad de un gran aficionado y expiloto andaluz. Uno es el muy conocido Willys MB, que tuvo un destacado protagonismo en la Segunda Guerra Mundial, y el otro es bastante raro y poco habitual, pues se trata de la versión militar del popular Trabant P601 fabricado en la antigua República Democrática de Alemania.

.Jeep Willys MB de 1942

Merece la pena detenerse en el origen de los “jeep” ,  palabra con la que durante mucho tiempo se designaron los todo terreno. En 1941, la administración USA convocó un concurso para proveerse de un vehículo utilitario, denominado G.P. (“general purpose”, en castellano: “para todo uso”), al que se presentaron tres marcas: Bantam, Willys Overland y Ford. En principio, encargaron 1500 vehículos a cada uno de los fabricantes, y tras unos ensayos exhaustivos y el estudio de los presupuestos, se adjudicó la fabricación a Willys. En cuanto al origen de la palabra “jeep”, algunos sostienen que puede estar en  la pronunciación de GP en inglés: “yi-pi”. Otros opinan que deriva de un personaje de la serie de dibujos animados de Popeye, llamado Eugene the Jeep, un animalito que trepaba por las paredes. Después, en 1950, Willys-Overland  registró Jeep como marca comercial y así sigue en nuestros días.

Motor Willys MB

La unidad de nuestra toma de contacto es un Willys MB, fabricado en 1943, y adquirido a una empresa francesa especializada en estos vehículos. De color verde militar, su restauración es perfecta y también el funcionamiento de su motor de gasolina de 2.2 litros y 64 CV de potencia, que viene preparado con la instalación elélctrica protegida para poder vadear ríos.

Interior Willys, con el soporte del fusil bajo el parabrisas.

Tiene todos los detalles exteriores, incluyendo las leyendas originales, el techo de lona, la bandera de las “barras y estrellas”  y solo falta el armamento. El interior es espartano, con dos asientos delanteros y uno trasero central, preparado para un soldado y su ametralladora.

Situados en el puesto de conducción, encontramos un volante fino y ancho, la palanca del cambio de marchas, y otras dos más pequeñas, para la reductora y el cambio de tracción a dos o cuatro ruedas. Pocos relojes e interruptores, aquí prima lo funcional.

Pasajeros en el Jeep

Arrancó a la primera con la ayuda del estrangulador, y salimos a la calle para hacer algunos kilómetros por tráfico urbano, en el que se maneja bastante bien, con las tres velocidades de la caja de cambio. Lo que empezamos a notar es que constantemente llama la atención de los otros usuarios, al ver un auténtico jeep. Después nos dirigimos a una pista de tierra, y ya con la tracción a las cuatro ruedas y en algún momento la reductora, pudimos comprobar sus aptitudes para el todo-terreno.

Superando un obstáculo en el campo.

En nuestro país existe el Club Jeep Willys Clásico de España, con una atractiva página de internet: www.jeepclasico.com, que organiza distintas actividades. También lo hace la sección de vehículos militares del Classic Club del Bagés y clubs canarios.

  El Trabant P601 Kübelwagen, una versión militar del popular vehículo.

El Trabant P601, como ya mencionamos en otro artículo, fue el utilitario fabricado en la RDA, y tuvo varias versiones: salón, familiar y jeep convertible. De esta última hubo una destinada a uso militar, denominada Kübelwagen, que es precisamente el modelo que traemos hoy a estás páginas. Esta unidad perteneció a la Policía Militar de la RDA, y procede de una subasta realizada tras la unificación alemana. Su restauración es perfecta, y su funcionamiento también. Exteriormente llama la atención el material de casi toda su carrocería, el llamado “duraplast”, que no es sino una resina plástica y que llevaban todos los Traby.

Motor del Traby, con el calderían de la calefacción  por delante del depósito de combustible.

 Cuenta con un motor de dos cilindros, dos tiempos y una cilindrada de 600 c.c., que da una potencia de 26 CV situado en el vano delantero y con un acceso bastante complicado por el poco espacio disponible. Como dato curioso, esta unidad tiene una sistema de calefacción independiente del funcionamiento del motor, con un depósito de gasolina, una bomba, un calderín y un ventilador. El objetivo de este ingenio es poder tener calefacción sin que el motor del coche esté funcionando y debió se bastante útil para los soldados de la RDA cuando patrullaban en los gélidos inviernos de la zona.

En parado y tras arrancar  este Trabant, el sonido delata el motor de dos tiempos, y recuerda mucho al de una Vespa “gorda”, y el humo blanco que sale del escape, la mezcla de gasolina y aceite que necesita. Tiene cuatro velocidades, que se manejan desde una palanca situada junto al volante, y puede alcanzar 100 kilómetros/hora.  En nuestro recorrido por algunas calles sorprendía a los otros conductores, cuando veían algo así como un microcoche tipo militar, y  con la bandera alemana.

El Trabant Kübelwagen, por  un camino.

 Por caminos se maneja bastante bien y en el fuera-carretera no se defiende mal, con una conducción casi de moto de dos tiempos, llevando el régimen de motor alto para afrontar los obstáculos, pues solo de dos ruedas motrices y no tiene reductora. Su poco peso, rondando los 400 kilos, le favorece también en este terreno.

Trasera del Trabant

Superando una rampa.

Son dos modelos de vehículos militares muy diferentes, uno fabricado en USA para su uso en las contiendas militares, y el otro fabricado en la RDA de la postguerra, con soluciones mecánicas totalmente diferentes.

El coleccionismo de vehículos militares debe ir “in crescendo”, pues son recuerdos de distintas épocas, relacionados muchos con hechos trascendentes. En España tuvieron un papel destacado camiones como los GMC o los Rheo, y posteriormente de marcas nacionales como los Pegaso o Barreiros. Por otra parte, los diferentes Land Rover tuvieron un papel importante en los distintos cuerpos, así como los mismos Jeep.

Hastq aquí el artículo. Una anécdota: En la foto de los pasajeros, se puede ver e mi hermano Fernando con su hijo, del mismo nombre. Cuando salimos con el Willys, se empezó a preocupar porque no tenía cinturones de seguridad, y cuando nos metimos por un camino aún mas por el traqueteo. Con el Traby fue casi peor, y cuando el propietario afrontaba un obstáculo, comentaba “Se la va a pegar”..

Por cierto, agradecer sinceramente al propietario de los dos coches, que algunos habréis reconocido, (J.L.T.); su colaboración para este artículo, así como la que siempre me ofrecen, tanto él como el resto de su familia, para cualquier tema relacionado con el automovilismo.

Hoy ha sido un día especial para mí, pues se han cumplido diez años del fallecimiento de mi padre, una persona ejemplar y que además fue mi maestro profesional, mi jefe, etc. Unos años antes murió mi madre, también mujer excepcional, que crió a siete hijos y unos cuantos nietos. Como esto que escribo dicen que queda en “la nube”, espero que desde donde ellos están (por pura proximidad) lo lean. Todos nos acordamos mucho de vosotros.

Y para los que aún tenéis los padres con vosotros, dadles mucho cariño siempre.

Saludos.

 

Anuncios

Comentarios

7 comentarios en “Dos clásicos militares

  1. Me ha encantado, como siempre. Unas auténticas curiosidades históricas, y un texto muy interesante. Abrazos.

    Publicado por Alberto Díaz-Villaseñor | 24/03/2012, 22:50
  2. Grande como siempre J.J. Y ya sabes que tienes mi colaboración para lo que necesites, no quiero desmentir lo que dices en tu artículo. Saludos

    Publicado por Miguel | 25/03/2012, 13:57
  3. Estupendo,grandes consejos,JJ un saludo.

    Publicado por JUANMA CRUZ | 25/03/2012, 23:29
  4. Siento decirlo pero el jeep de las imagenes no es un Willys americano de 1943, es un Hotchkiss M-201 fabricado en Francia 20 años despues, hay cierta diferencia…
    http://www.signalcorps.es
    clasicos militares

    Publicado por Vicente | 03/11/2012, 23:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

marzo 2012
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: