Automovilismo, Viajes

Viaje a la Alsacia y reflexiones


Ya estamos de vuelta de las minivacaciones, y de nuevo en el ordenata para escribir. La entrada se podría haber titulado también “Por la tierra de Loeb”, o algo parecido, porque el pluricampeón nació en este región, en la frontera con Alemania. La zona, y en especial Estrasburgo, es preciosa y muy recomendable. Me ha costado trabajo seleccionar las fotos, porque teníamos un montón. He descansado y además he tenido tiempo de pensar en muchas cosas, y como este blog va de carreras, algunas reflexiones.

Avión CRJ 200El miércoles 29 de mayo salimos Teresa y yo de Córdoba con la Zafira a las 8 de la mañana hacia Madrid. Allí teníamos que recoger algunas cosas y después nos dirigimos hacia la T4 de Barajas, desde donde salía el avión hacia Estrasburgo. Es un vuelo diario de Iberia, operado por Air Nostrum, y los billetes, comprados hace meses, no eran caros. Después de pasar todos los trámites llegó el momento de embarcar, y nos fuimos andando hacia el avión, un Bombardier CRJ 200, más bien pequeñito como se ve en la foto. El operario que se ve estaba encargado de recoger los equipajes de mano más voluminosos y meterlos en la bodega, porque el interior es pequeñito, los que medían 1,85 o más iban por el pasillo con la cabeza inclinada. O sea, que era como un autobús grande.

Barrage Vauban, EstrasburgoEl motivo de escoger la capital alsaciana fue porque nuestro hijo Alvaro vive allí con su novia Hélène, médico que está haciendo la especialidad. Alvaro nos recogió en el pequeño aeropuerto  y nos llevó al Hotel Ibis Strasbourg Centre Ponts Couverts, cerca del centro y de su casa. Estrasburgo es la capital de Alsacia está junto al río Rhin, que la separa de Alemania y atravesada por uno de sus afluentes, el río ILL (lo pondré siempre con todo en mayúsculas  porque si no parece que estás poniendo el 3 romano: Ill). Este río rodea el centro histórico (declarado Patrimonio de la Humanidad) y de él salen varios canales que en su día tuvieron molinos.

En la foto, el Barrage Vauban, un puente cubierto justo a la entrada del río, que tenía compuertas y barreras en sus arcos, para controlar quién entraba. Hoy es un puente peatonal y se puede subir a su terraza, desde donde se ve muy bien “La Petit France” un barrio precioso y turístico.

Por cierto, como iba de vacaciones, no me llevé la mochila con la Canon EOS 40d y sus accesorios (que asocio con el trabajo de las carreras). Muchas de las fotos, como la de arriba, las hice con el móvil, un Sony Xperia U que me sorprendió por la calidad de la imagen y porque puede almacenar muchas. Por esto tienen un formato algo raro. Otras con una compacta Samsung y las mejores las hizo Alvaro con su Canon EOS 450D.

Les Ponts Couverts, EstrasburgoDesde la terraza del Barrage se ve esta panorámica de Les Ponts Couverts (los puentes cubiertos), foto clásica de Estrasburgo. A la izquierda de la foto el río ILL, que rodaea al centro, y enfrente los puentes con las tres torres defensivas, que dan paso a tres de los canales. Se llaman cubiertos porque antes había unos construcciones de madera unían las torres.

Casas  en La Petit FranceEn uno de los canales, las casas típica de la zona, que recuerdan mucho a las de centroeuropa, pues esta zona fronteriza ha pertenecido tanto a franceses como a alemanes (miráis la historia en cualquier enciclopedia, como la wiki, que es muy interesante). La estructura es de madera, y muchas tienen las paredes inclinadas.

Pont Torunant, EstrasburgoEn la ciudad hay unos veinte puentes, y este es especial. En esta primera foto (hecha con la Samsung, con un formato más cuadrado), parece un puente normal, de hierro, por el que pasan peatones y algunos coches.En la parte izquierda se puede ver un señor, que en algunos momentos pone una cadenita para que nadie pase..

Puente giratorio abiertoy abre el puente, para que pasen los barcos, como este bató de turistas. Por este motivo se llama Le Pont Tournant.

Esclusa río ILL, EstrasburgoTambién son muy curiosas las esclusas que hay a lo largo del río, para salvar algunos desniveles. La de la foto está junto al Barrage de la primera, y el edificio de enfrente era una antigua cárcel, ahora sede de la prestigiosa escuela ENA (Escuela Nacional de Administración). En esta primera foto, el bató entra con el nivel que lleva el río, después se cierra la compuerta de atrás, y se empieza a vaciar la esclusa

Esclusa río ILL, Estrasburgohasta que el barco baja (fijaros con las referencias de la anterior foto), y puede seguir navegando. Estas dos imágenes podrían representar como estaba hace unos años el automovilismo andaluz, con un buen número de pruebas y un alto nivel competitivo;  y como está ahora (bastante más bajo). Esperemos que pronto pueda recuperar, por lo menos  el nivel anterior.

El día que llegamos estaba soleado, aunque con frío, y el jueves por la mañana nos dimos un buen paseo por el centro, viendo las plazas, la catedral gótica y tomando un café (cuidado con los tamaños y los precios, varían mucho). Después fuimos a la casa donde vive Alvaro, concretamente en una buhardilla muy curiosa. Como seguía el buen tiempo, era el momento para dar un paseo en bici, y aunque querían alquilarme una eléctrica (porque soy más bien flojo con las bicis), yo saqué mi orgullo y decidí ir en una de las que tienen allí.

Paseo en bici, EstrasburgoEstrasburgo es una ciudad ideal para las bicis, con carriles para ellas por todos lados, algunos junto al río. En la foto Alvaro con la suya (que la llevó en avión desde Málaga, 40 €, metida en una caja de bicis) y un servidor con la de Hèléne, que es una mountain-bike “civilizada”, con guardabarros y luces (la dinamo va en el eje delantero). Solo tenían dos cascos y el otro lo llevaba Teresa, y como además me había dejado el sombrero de invierno (tipo barbour) en la Zafira, me puse la gorrilla de la foto.

Muelle de cruceros río ILLEsta foto la hice con la Samsung desde la bici, Alvaro debió pensar: “Se va a caer al río”, pero no fue así. Al fondo se ven dos cruceros de los que hacen trayectos por el Rhin. Y ahora la primera reflexión: el ciclismo, con todas sus modalidades, es un bonito deporte, y además tenemos varios pilotos (y copis) andaluces que son auténticos “máquinas”, como Alberto García, Javi Montes, los hermanos Miguel y Alex Toril, etc. En Estrasburgo va todo el mundo en bici, el centro está bastante restringido a vehículos particulares, y además hay un club un tanto peculiar, pues se dedican a reparar y reciclar bicicletas, además de preparar rutas. Por 15€ al año puedes ir a su sede-taller para hacer reparaciones, y tienen muchas piezas usadas para vender.

Parlamento Europeo, EstrasburgoLa verdad es que el paseo se me estaba haciendo un poco largo ( asi una hora pedaleando), así que paramos en el parque de L’Orangerie a tomar una cerveza (qué buenas y que variedad hay por allí). Después seguimos hasta la zona donde están las instituciones europeas, en la foto la sede del Parlamento Europeo en Estrasbrugo, y cerca está el Conseho de Europa (fundado aquí en 1949, tras la II Guerra Mundial), y el Tribunal de Derechos Humanos.

Como se ve en la foto, empezó a nublarse y amenazaba lluvia, así que decidimos volver, pero lo hicimos Teresa y yo

Tranvía en Estrasburgoen un tranvía como el de la foto, en el que se puede entrar con las bicis, mientras que Alvaro volvía en su bici junto a nosotros.

Al día siguiente amaneció lloviendo y con frío, teníamos pensado hacer el recorrido en barco, así que temprano fuimos a los muelles y lógicamente tomamos uno cubierto, ese día no salieron los “descapotables”

 Paseo en  barco, EstrasburgoEl paseo es chulo porque da otra visión de la ciudad, el bató tiene poco calado y va con un motor diesel a pocas revoluciones, la piloto (que se ve al fondo), maneja los giros con un joystick, aunque tiene un timón de adorno. No es caro (9€ persona), y te lo van explicando por los auriculares.

Bomberos y buzoEsta es una foto curiosa que hice cuando pasábamos junto a Les Ponts Couverts (donde el barco hace una especie de trompo para seguir por el río tras salir de un canal). En la zodiac se ven unos bomberos y un poco más adelante un buzo, que está de pie porque hay muy poco fondo. Curiosa la sombrilla de los da la zodiac, para protegerse de la lluvia.

 Museo Alsaciano, EstrasburgoDespués de comer, o sea a las dos de la tarde, fuimos a ver el Museo Alsaciano, en una casa preciosa al otro lado del río. Toda de madera, con dos patios, el de la foto era el de la entrada de carros, es un museo etnográfico, de costumbres o como se diga. En las distintas estancias se reproducen las  zonas de una casa alsaciana, desde los dormitorios, salones, despachos, herrerías, bodega… y por supuesto los vestidos tradicionales para cada ocasión, juguetes, objetos religiosos, etc.

Cocina Museo AlsacianoPermitían hace fotos pero sin usar flash, por lo que la calidad de esta no es buena. Es una cocina, con distintos fuegos para cosas diversas, a la izquierda se ve un trozo del horno principal  y luego diferentes zonas de fuego, con su ventana debajo para meter la leña. Muy recomendable el museo.

Mapa ruta por AlsaciaPara el fin de semana habíamos pensado hacer una ruta por la Alsacia. En principio consultamos para alquilar una autocaravana para los cuatro, salía a 80 euros por día pero había que dejar una fianza de 3000 euros y además entregarla el martes (regresábamos el lunes).

En la foto, un esquema de la ruta que hicimos, bajando hasta Mulhouse y depués regresando por Colmar y otros lugares.

Rallye de France 2013Y este es un esquema del Rallye de Francia, que se disputará el próximo mes de Octubre, del 3 al 6, tomado de su página web. El centro neurálgico estará en Estrasburgo, y el primer día hacen una superespecial en la zona de las instituciones europeas. Después el  viernes estarán por la zona de Selestat, el sábado por la de Colmar y en Mulhouse (con otra superespecial), y el domingo subirán hasta Haguenau, la localidad natal de Sebastian Loeb, un ídolo en esta zona.

Así que como éstas han sido parte de mis vacaciones de verano, la otra quizás las tomemos a principios de Octubre para volver,conocemos algo la zona y tenemos alojamientos y cicerones. ¿Alguien se anima?

Renault Clio 1.2Al final nos fuimos en este veterano Renault Clío 1.2 de Hèléne, tras hacerle una “puesta a punto” de batería (no arrancaba por usarlo poco en carretera y quizás por un consumo de la radio, que parace que no se apaga del todo), niveles de líquidos etc. La verdad es que se portó como un jabato y gasta muy poco.

 Museo Nacional del Automóvil-Colección SchlumpfLa primera parada fue en Mulhouse, donde nos tomamos unos bocatas, dejamos a las féminas visitando la ciudad y nos fuimos a ver uno de los motivos de este viaje: la Cité de l’Automobile, o lo que es lo mismo, el Museo Nacional del Automóvil-Colección Schlumpf. Alvaro ya había estado aquí, y escribió un artículo para la revista Ganvan Información, que luego reproduje en una entrada de este blog (que podeis encontrar entre las destacadas de la página principal). Así que no voy a reproducir aquí la historia de esta colección ni a poner muchas fotos.

En la foto, la entrada del museo, con la nave del complejo fabril donde los hermanos suizos fueron coleccionando coches a la izquierda, y la parte nueva a la derecha. El primer detalle fue al entrar, Álvaro le dijo a la señorita de la venta de tickets que era periodista y le enseñó su carnet internacional de prensa, y yo mostré el que tengo hace años de la Asociación Española de Prensa Deportiva, con lo cual nos dieron un pase gratuito de “journalist”. De todas formas, merece la pena gastar los 11 euros de la entrada, que incluyen audioguía en español, porque lo que hay allí es IM-PRESIONANTE.

Sala del MNA-Colección SchlumpfEsta es una de las salas del museo, cada coche con su explicación. Destacan sobre todo la cantidad de coches antiguos, de principios del siglo XX que tienen, en perfecto estado de conservación. Y yo me acordé de los “jierros” que tenemos mis hermanos y yo, de dos ruedas y mucho menos antiguos y valiosos, pero algo abandonados por falta de tiempo. Así que quizás merezca la pena dedicarles algunos fines de semana…Hispano Suiza Alfonso XIII

En la foto, el Hispano Suiza Biplaza Sport Alfonso XIII, un deportivo de 1912, que tenía un motor de cuatro cilindros y 3620 cc que daba 64 CV y 120 km/h de velocidad máxima. Los datos los he sacado del cartelito de abajo, que procuro sacar en las fotos para “documentarme”. Me llamó la atención que pusiera como país de origen “Francia”, y mira qué casualidad que en ese año abrieron una fábrica en el país vecino por huelgas de trabajadores en la fábrica catalana. Pero vamos, que fue una marca española.

Bugatti Type 40 CamionetaLas joyas de la Colección Schlumpf son los Bugatti,  de los que  llegaron a tener 120 de todos los modelos y cuya fábrica estaba en otra localidad alsaciana, Molsheim. En la entrada del blog sobre  esta colección hay varias fotos, entre ellas de una galería donde están los famosos Type 57. Aquí he puesto este Type 40  camioneta, de 1929. Supongo que para su época debería ser bastante cañera.

 Sala de Competición MNA-Colección SclumpfHay una amplia sala dedicada a la competición en circuitos, con coches a los dos lados y fotografías murales de los espectadores de un circuito. Viendo aquello pensé en la cantidad de carreras interesantes que hay por todas partes. Llevo casi treinta años viendo carreras de motos y coches en Andalucía, y desde 1992 como correponsal de Autohebdo Sport en esta comunidad autónoma, que conozco muy bien gracias a las carreras. Pero ya llevo cierto tiempo pensando en bajar el ritmo,  acudir a las que me interesen, y a algunas míticas como las 24 Horas de Le Mans, el Rallye de Montecarlo, las carreras de motos de la Isla de Man, Grandes Premios de Motos como el de Assen o algunos de Fórmula 1.

 Sala Competición MNA-Colección SclumpfEste es el aspecto de la misma sala desde el otro extremo y lado, con los Fórmula 1 más recientes, que se añadieron después de nacionalizar la colección. Al otro lado hay coches de circuitos como Porsches 908, Audi, etc.

Coches míticos de rallyeHay pocos coches de rallyes en este museo, pero estos tres son auténticas joyas. De izquierda a derecha un Peugeot 205 T16 del París Dakar, un Renault 5 Turbo y un Ford RS200. Además hay una sala de cine en el museo, donde se proyectan películas y documentales

Foto 27 Montados en el cocheTambién hay una zona donde colocan coches con un decorado detrás, algunas piezas de la indumentaria y donde te puedes hacer una foto montado. Esta nos la hizo un chico oriental, el coche creo que es un De Dion Bouton y la he recortado por abajo para que no se viera el suelo. En el exterior del museo hay un pequeño circuito, donde organizan los fines de semana de abril a septiembre un espectáculo con algunos de ellos rodando. Desgraciadamente el día que fuimos no lo hicieron.

ColmarDesde Mulhouse fuimos a Colmar, otra ciudad preciosa, con una zona de canales llamada Le Petit Venice, que vemos en la foto, y con barcas pequeñitas de moto eléctrico. Habíamos reservado  dos habitaciones en una “Chambre-Zimmer” (habitación en francés y alemán), o sea como los Bed and Breakfast ingleses, una casa privada en la que te dan la habitación y el desayuno. Así que nos dirigimos hacia Turckheim, a unos diez kilómetros de Colmar (me llevé el Tom-Tom mío y es una maravilla en otro países).

 Alojamiento en TurckheimEsta es la casa donde nos alojamos, a las afueras del pueblo. Había sido rehabilitada recientemente, y decorada con obras de arte moderno. Nuestra habitaciones estaban en la buhardilla, con un buen cuarto de baño, y la propietaria tuvo el detalle de encender la calefacción de radiadores. Eso sí, había 80 escalones desde la carretera.

 Viñas en TurckheimLa región de Alsacia es famosa por sus vinos, y toda la zona está repleta de viñedos, incluso en bancales situados en las faldas de la montaña. En la foto algunos de ellos y al fondo una de las puertas de entrada a Turckheim, rodeada completamente por una muralla.

Plaza de TurckheimEsta es la plaza del pueblo, con un jardín medieval en primer plano, un precioso hotel a la izquierda y el ayuntamiento al fondo.Cenamos en un restaurante comida de la zona, como el chukrut, abundante y no muy cara, unos 80€ los cuatro.

Calles de TurckheimRegresamos andando hasta la casa, paseando por unas calles desiertas, con las casas hechas de madera y adobe, como las de la foto, tomada por Alvaro con la Canon.

Carreteras en AlsaciaEl domingo amaneció soleado, y tras un buen desayuno y pagar las habitaciones (60 leuros cada una),de nuevo al Clío en dirección a varios lugares emblemáticos de la zona. Esta foto es de una carretera, más o menos son todas así, con buen piso y muchas curvas. Supongo que las del rallye serán algo más estrechas. Muchos motoristas y ciclistas, uno de ellos en una de esas que vas tumbado, el tío bajaba que se las pelaba.

KayserbergLa primera parada fue en Kayserberg, otro pueblo precioso, con su río, un puente fortificado y una iglesia preciosa.

Placa liberación KayserbergEn toda Alsacia está muy presente la memoria de la II Guerra Mundial, pues muchos pueblos fueron destruidos y tuvieron muchas víctimas. Además, Hitler reclutó por la fuerza cien mil alsacianos para que lucharan con sus ejércitos, muchos de los cuales murieron. Por eso es habitual encontrar museos sobre el tema o placas como esta, que conmemora la liberación de la villa por soldados americanos.

Castillo de Haut KoenisbergLa siguiente parada, tras una ascensión por una carretera de montaña preciosa, fue el Castillo de Haut-Koenigsberg, una fortaleza en un lugar priviliegiado, que restauró a principios del siglo XX el emperador Guillermo II, aunque le duró poco al perder la I Guerra Mundial. La visita es interesante, y fijaros en las almenas cubiertas, algo que no es habitual en los castillos españoles. Lógicamente era así por las inclemencias del tiempo, sobre todo por la lluvia, pero no para que estuvieran más cómodos los soldados, sino para que no se mojara la pólvora.

 Mont Sant OdileDespués de tomarnos unos bocatas a las afueras del castillo, y unos cafés en un pueblo llamado Barr, subimos hasta el Mont Sainte Odile, un monasterio situado sobre un farrallón de roca, cerca de Selestat. Lo construyó un noble alsaciano para su hija Odile, que nació ciega y se curó cuando la bautizaron a los doce años. Actualmente se ha convertido en un lugar de peregrinación y también de excursiones de todo tipo. En la foto, uno de los laterales del monasterio con la escultura de la santa en todo lo alto.

En la ladera de enfrente se estrelló en los años 90 un avión  cuando realizaba la aproximación al aeropuerto de Estrasburgo. Fallecieron todos los pasajeros y la tripulación excepto tres personas (creo recordar que iban unas 90). Y aprovecho para reflexionas sobre la seguridad en los deportes de motor, especialmente en las pruebas automovilísticas en carretera. Es algo que me ha preocupado siempre, entre otras cosas porque he vivido situaciones muy tristes, como por ejemplo el fallecimiento de dos espectadores en un rallye en mi provincia tras salirse un coche, hace un par de años; o el de Pepe Belmonte en una prueba de karting (desde entonces al karting andaluz no ha vuelto al ser el mismo, por el papel que él jugaba). Y además, por mi profesión, he atendido en ocasiones a deportistas u otras personas tras un accidente, mientras llegaban las UVIs. En algunos casos, y solo ellos lo saben, los he acompañado o visitado en hospitales.

Por eso en este blog seguiré insistiendo en temas de seguridad, guste o no. Muchas veces he dicho que la única manera de salir en un telediario es que haya víctimas en una carrera, y eso no debemos permitirlo.

 Alredeores del  Mont Sainte OdileLos alrededores del Monte de Santa Odilia son preciosos, y se pueden hacer andando o en bicicleta (Alvaro fue desde Estrasburgo, unos 40 kms). Hay un recorrido corto a una fuente milagrosa, donde la tradición dice que hay que lavarse los ojos para curarse, o por lo menos para prevenir. En ese recorrido encontramos estos carteles, uno de ellos es de un Camino de Santiago, donde indica que hay 2291 kms hasta Compostela. Eso es andar.

 Motos en OrbenaiDespués de bajar del monte paramos en Orbenai a tomar café con pasteles (para los que les gusten, esta zona es de pecado).En la plaza había unas sesenta motos aparcadas, entre ellas estas veteranas Vespas. Yo pensé que era una concentración o algo así, pero no, simplemente como hacía buen tiempo, se habían tirado a la carretera,, había matrículas francesas, alemanas e incluso holandesas.

Avión CRJ 2000Vamos acabando ya . Regresamos el domingo sin  problemas y el lunes por la mañana nos dimos una última vuelta por Estrasburgo,  para comprar algunas cosas. Hacía frío, unos 15 grados y amenazaba lluvia. Después de comer temprano con Alvaro, nos fuimos Teresa y yo a la estación, para tomar un tren que nos llevó hasta el aeropuerto. De nuevo al pequeño avión y sobre las ocho y media llegamos a Barajas. La foto está hecha ya sobre territorio español.

Por cierto que el domingo por la noche estuve mirando por Internet los resultados del Rallycrono de Albuñol-Albondón, que ganaron José Antonio Aznar y Crisanto Galán. Eché de menos que en Facebook o en algún otro lugar hubiera alguna referencia de lo que pasó, por lo que pienso que las “crónicas rápidas” tienen su interés, por lo que seguirán saliendo en este blog; aunque procuraré no dar opiniones….

Microbús Parking Larga Estancia T4Al llegar a  Barajas nos dimos cuenta del cambio de temperatura. Allí tomamos un microbús para ir al Parking de Larga Estancia de la T4, donde habíamos dejado la Zafira. Un buen invento, porque te llevan rápidamente al lugar y se sale bien hacia Córdoba. Y doy fe que es un lugar seguro, porque cuando llegamos a la Zafira nos dimos cuanta que la habíamos dejado abierta, sin cerrar con las llaves. Y no faltaba nada.

Hasta otra, disculpas por el tocho, pero al menos creo que las fotos son chulas. Este fin de semanas hay carreras en Jerez y el Slalom de Alcalá de los Gazules. No me toca ir a mí, luego tendré dos fines de semana seguidos de carreras en Almería y Colmenar.

Nos vemos.

P.D. Repasando la entrada me he dado cuenta que faltaba algo: Me sigue gustando ir a nuestras carreras, he conocido mucha gente en todos estos años que merece la pena, y disfruto con un derrapaje efectivo, una buena trazada o un pique entre los circuiteros. Como decía mi madre: “Sarna con gusto no pica”…

Comentarios

2 comentarios en “Viaje a la Alsacia y reflexiones

  1. Me ha encantado la crónica, JJ. Y las fotos son de fábula. Me alegro de que hayáis disfrutado.
    Un abrazo.
    Alberto Díaz-Villaseñor

    Publicado por Alberto Díaz-Villaseñor | 07/06/2013, 21:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

junio 2013
L M X J V S D
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: