Clásicos, Motociclismo

Ducati Road 350


Esta entrada no va de carreras modernas o antiguas, ni de museos, exposiciones o lugares que haya  visitado. El tema es una moto, marca Ducati modelo Road 350 con una historia muy especial para mí, y que voy a explicar a continuación.

Ducati Road 350, años 80

1978. Después de tener durante cuatro años la Bultaco Junior 74, mi primera moto, decido comprar otra de mayor cilindrada y encuentro una Ducati Road en el taller de Bartolo. Era pequeño,  en una esquina de un patio de una casa de vecinos, enfrente del Colegio Salesianos de Córdoba. La moto había sido matriculada en diciembre de 1974, y supongo que tras regatear algo el precio, la compré. Del precio pagado, yo tenía ahorrada la quinta parte, y para el resto pedí un préstamo, avalado por mi padre. En la foto, rodando con la moto, sin casco porque entonces no era obligatorio.

Ducati Italia había sacado unos años antes la Scrambler, inspirada en las motos americanas, una antecesora de las trail actuales. Se trajeron a España, y luego Mototrans, la fábrica española de Ducati, sacó el modelo Rooad, que solo se fabricó aquí, primero la de 250 cc y luego la de 350 cc. Para más información, podéis consultar en Internet.

Ducati Road 350, años 80

Tras la compra, el primer día la llevé al Hospital Provincial, donde hacía prácticas, y la dejé junto a la entrada de Urgencias, solo con el antirrobo del manillar “el clausor”. Al final de la mañana salgo con mis compañeros para enseñársela y no estaba en su sitio. En principio pensé que era una broma de ellos, que la habían cambiado de lugar, pero no era así. Simplemente me la habían robado, me había quedado sin moto y con un préstamo a pagar….para llorar. Afortunadamente esa misma tarde me llamó un compañero del Hospital, alguien había visto una moto negra tirada junto al Zoológico. Era la mía, no habían podido arrancarla a pesar de haberse dejado caer por una cuesta.

En la foto de arriba, con el portabultos que le coloqué atrás, y las defensas que traía delante. Fijaros la extraña forma del neumático trasero, casi cuadrado, parecidos a los de enduro o cross, agarraban bien.

Revisando Ducati Road años 80

La moto la usaba para todo, no tenía otro vehículo, y con ella iba a la Facultad, y a todos lados. El mantenimiento lo hacíamos nosotros mismos, como se puede ver en la foto, con mi hermano Ignacio a la izquierda, y solamente visitaba el taller por averías importantes, que apenas tuve. A partir de 1980 también acudí a bastantes carreras con ella, cuando comencé como Director de Carrera en pruebas de motocross, trial, etc, por toda la provincia de Córdoba. Lógicamente también iba a  algunas de coches como la Subida a Trassierra, de espectador. Al Sierra Morena íbamos en coche un montón de amigos.

Ducati Road 350 pintada, años 80

También hice algunos viajes, como uno a La Antilla en verano. Cuando iba para allá, al pasar por el centro de Nerva, un señor con un Renault 8 TS decidió girar a la izquierda bruscamente, y a la vez poner el intermitente….me lo comí, le dí con el extremo del eje delantero en su rueda trasera izquierda (la reventé), y salí despedido por encima del motor trasero, cayendo en la acera. Aunque entonces no era obligatorio el casco,  en carretera llevaba un Climax modelo Angel Nieto, que pesaba bastante pero que me salvó de un buen susto pues di con la cabeza en la acera. Se doblaron las defensas que llevaba en la parte delantera y el tubo de escape, y solo fue cuestión de papeles. En ese mismo viaje me fui a Portugal, cruzando el Guadiana desde Ayamonte en el barquito que había entones, y estuve todo el día dando vueltas, bañándome,etc. Al regreso, cuando me miré en un espejo, parecía un salmonete, me había quemado bien. Conclusión, siempre con casco y aunque sea verano, pantalones largos y una cazadora.

En la foto de arriba, la Road pintada em color gris metalizada, no era la pintura original, pero no quedaba mal.

Teresa en la Ducati Road, años 80

Otro verano me fui en la moto a Motril, de donde era mi abuela, que tenía una casa en el centro, la casa Garach. Allí lo pasábamos de cine con mis primos los Fernández Artigas y sus primos los Montero Artigas (los racing motrileños los conocen bien). En la viaje de ida, tras pasar Alcalá la Real, y en la zona donde hay una fábrica de aceite la moto se paró, era la batería de 6 voltios, que daba muchos problemas. Apreté los bornes y pude seguir.

A la vuelta iba apurando la gasolina (mala costumbre que tenía y he tenido durante mucho tiempo) y calculaba llegar a una gasolinera, pero habían cambiado el trazado de la carretera y la que yo conocía no estaba en el nuevo. Conclusión, me quedé sin gasolina al final de una cuesta abajo, un domingo de agosto a las tres de la tarde. Crucé a una casa que había enfrente y pregunté si tenían gasolina. El dueño entró en el garaje y me dio una garrafa que olía a gasolina, pero no se acordaba si era con mezcla de aceite o no. Se la eché, y muy despacito subí la cuesta que llegar a la gasolinera que hay en el Suspiro del Moro.

La moto iba bien, sobre todo era muy estable, la velocidad máxima era unos 120 kms/hora, manteniendo bien los 110 a una 4.500 r.pm. (llevaba cuenta vueltas), y no gastaba mucho. No tenía intermitentes ni arranque eléctrico, algo que se le criticaba en las pruebas de aquella época, pues la Sanglas 400  ya los llevaba.

Y también en aquella época conocí a Teresa ( la que sale en la foto llevando la moto), que fue la pasajera habitual en la Road, y que hoy sigue siendo mi compañera, la que lleva más de 30 años soportando mi afición a las carreras, lo que supone entre 30 y 40 fines de semana fuera de casa….Muchísimas gracias por ser como eres…

 Kawasaki  400 KZ

En 1982 me compré la Kawasaki 400 KZ de la foto, que salió en una entrada de esta blog, cuando fui con ella al Gran Premio de España de Motociclismo en el Jarama. La Ducati  Road 350 se la vendí a mi cuñado Pedro que la tuvo hasta 1987, cuando él la vendió. En aquel momento le perdí la pista.

Sobre el año 2000, paseando por el Ciudad Jardín, el barrio en el que vivo y que por entonces tenía bastantes talleres, veo en un escaparate de Motos Salas, la Ducati Road negra que había sido mía, la misma matrícula, y con muy buen aspecto. Entré y le pregunté a Joaquín Salas (“Tombitas”) que de quién era la moto, y me dijo que de J.V, un compañero mío de profesión, que coleccionaba motos. Recordé entonces que a una exposición que se hizo hace tiempo en Romavi,  había llevado una Ossa Yannkee, y una Norton Comando. En 1996 habían restaurado la Road,  la habían vuelto a pintar con sus colores originales y había pasado la ITV.

Ducati Road 350 en 2005

Unos años después, en 2005 me encontré con J.V. en una presentación de un libro,  a la salida estuvimos hablando, y le pregunté sobre sus motos. Me dijo que se estaban desprendiendo de ellas. Al decirle que tenía una que había sido mía, la Road negra, y que si iba a desprenderse de ella que me avisara, me dijo “Eso está hecho”, de manera que volvió a mis manos en un trato inmejorable para mí. Me dijo que se imaginaba que me hacía ilusión recuperarla y que yo no la iba a vender, ambas cosas muy ciertas.

Fuimos a recogerla al antiguo taller de Motos Salas, ahora reconvertido en un centro de servicios de informática (transmisión de datos, etc), y la llevamos con mis hijos empujando hasta mi calle, donde estaba entonces Motos Antoñín, uno de los servicios oficiales de Yamaha en Córdoba . Antonio Alfaya, el dueño, es amigo desde hace muchos años, y comenzó su carrera como mecánico en Respuestos Ávila, concesionario de Ducati en Córdoba. Además había tenido una Ducati Road y una Vento, ambas de 350, con lo que se conocía al dedillo su mecánica.

En la foto, la Road en el taller, donde se le hizo una puesta a punto que incluyó cambio de batería, aceite y otras cosas. La moto arrancó y después la llevamos a casa de mi hermano, donde tenemos otras motos.

Ducati Road 350

Allí ha pasado ocho años, de vez en cuando la arrancábamos y nos dábamos un paseo, el problema era que el anterior dueño había perdido los papeles, por lo que era algo complicado volverla a poner en carretera. Después se le rompió el cable del estrangulador del aire, por lo que no podíamos arrancarla.

Y así llegamos al verano de este año 2013. En una presentación de un modelo de Yamaha estuve hablando con Antoñin, y decidí que de este verano no pasaba, que tenía que ponerla en marcha y a mi nombre. O sea por la parte mecánica y la “legal”

Ducati Road en remolque, verano 2013

A finales de julio llevamos la Road, con la Zafira de mi hermano que tiene bola y un remolque que nos prestó Antonín, al nuevo servicio oficial de Yamaha, en el polígono de Chinales. Allí le pusieron una nueva batería, bujía, condensador y platinos, también tuvieron que cambiar la bobina de alta, que les dio un buen susto al “explotar” después e pararla.

Para la parte legal fui a Gestoría Marín, en la calle Eduardo Dato, donde me dieron los papeles que teníamos que firmar el anterior dueño y yo. Lo primero era pasar la ITV, para hacer una nueva ficha técnica. Uno de los problemas eran los neumáticos, en la restauración de 1996 le pusieron unos Pirelli Mandrake, y pasó la ITV. Aunque estaban aparentemente nuevos, con los “pelillos” intactos, era lógico cambiarlos después de tantos aaños. Tenía una fotocopia de un duplicado de la anterior ficha técnica y las medidas tenían que ser 3.25 x 18 en la rueda delantera y 4.00 x 18 en la trasera. Actualmente no se usan esas medidas y había que buscar unos neumáticos con las medidas actuales (por ejemplo 100/90 x18) que tuvieran el mismo diámetro exterior, con una tolerancia de más menos 3%. En estas y otras cuestiones me ha ayudado mucho el pozoalbense Juan García, que fue copiloto de Rubén Sánchez y trabaja en la ITV de Pozoblanco.

 Antonio Panzuela y la Road

Finalmente la solución la dio otro amigo de las carreras, Antonio Panzuela, al que vemos en la foto tomada ayer, con la Road ya rodando. Michelin fabrica unos neumáticos con las medidas antiguas, los M45, que son para mosto clásicas como la BMW R 45, y el me los proporcionó, con sus respectivas cámaras.

Ducati Road 350 y Honda CRX 500 en la  ITV

El  martes 27 de agosto  a las 9 de la mañana fui a pasar la ITV a la Veiasa grande de Córdoba, en la Torrecilla. Después de rellenar unos cuantos papeles para la nueva ficha, me tocó esperar el turno. Siempre que voy a pasar una ITV con el Peugeot o la Zafira (esta cada año), es como si fuera a un examen, me pongo nervioso hasta que aparece la matrícula en el panel electrónico. En la foto, la Road con otra moto que la pasaba el mismo día, una rara Honda CRX 500 ( de este modelo creo que se hizo una versión con turbo).

La ITV la pasé sin problemas y con buen ambiente, en parte porque me tocó Sergio, un chaval que ha sido piloto de scooter, y además estaba por allí Anastasio, el piloto de cronos de Villaviciosa. No hubo problemas, me dieron la pegatina y a esperar a la ficha técnica nueva. De todas formas no podía circular con ella porque estaba de baja temporal.Cuando llegó ficha la llevé a la gestoría para que completaran los trámites, y lo que ha tardado unos días ha sido darle el alta. Por fin el martes pasado me avisaron y ya puedo circular con ella.

Ducati Road 350, Septiembre 2013

Algunas peculiaridades de la moto, a las que me tengo que acostumbrar:

-El arranque. Todavía no he tenido en propiedad ninguna moto que arranque con el botoncito, y esta tiene un método que hay que seguir. Primero abrir los grifos de la gasolina y darle al “excitador” del carburador Amal, hasta que salga un chorrito de gasolina (la gente que me ve y no conoce este sistema me dice: “Oiga que está perdiendo gasolina”.) Después,  mejor con la moto bajada del caballete y la estribera trasera plegada, colocar el pie derecho en la palanca de arranque, buscar un punto de compresión y bajarla don decisión, a la vez que das gas…. y sobre todo, al llegar abajo, retirar el pie, porque como no arranque, la palanca vuelve a su posición original bruscamente y te puede hacer daño.

– Las palancas de freno y cambio. Colocadas al revés de las motos modernas, o sea llevo la del freno trasero en el pie izquierdo y la del cambio en el derecho. Y además las marchas también al revés de las modernas o sea, primera hacia arriba y las demás, hasta la quinta, hacia abajo. Lógicamente reduces hacia arriba. A esto me tengo que acostumbrar, cuando vas metiendo marchas, lo piensas y va bien, pero cuando tienes que parar de forma inesperada (yo que en la Vespa freno con el derecho), de momento freno con el delentero, cojo el embrague y voy reduciendo poco a poco.

– Intermitentes. Originalmente no tenía y así ha pasado la ITV. No los llevo, de manera que tengo que señalizar los cambios de dirección con el brazo izquierdo. Ya me ha pasado ponerlo en ángulo recto para girar a la derecha y un peatón, me ha saludado.

O sea, que ahora me toca reaprender a circular con esta moto. No voy a usarla a diario, pero tampoco va a estar parada mucho tiempo. Me daré mis paseítos  (otra cosa es que lleva frenos de tambor, nada que ver con los discos, por lo que hay que aprovechar el freno motor e ir con cuidado), y posiblemente acuda a alguna carrera cercana (por ejemplo el Sierra Morena), a concentraciones, rutas y si los hay, a rallyes de regularidad histórica. Me habían invitado al Villa de Alfarnate, que por primera vez incluye motos, pero no voy a poder ir. Por cierto, que ahora me doy cuenta el mérito que tienen los que participan con coches clásicos en pruebas de regularidad, pues su conducción no es tan fácil como la de los vehículos. Pero desde luego tiene su encanto..

Si os fijais en las fotos, la Road no está en estado1, o sea perfecta de acabados, tiene óxido por algunas zonas, y además a veces sale humo blanco por el escape (aceite). Y además le falta la pegatina DUCATI que llevaba en el depósito, a los dos lados (ayer me preguntaron si era una Sanglas). Poco a poco iré mejorando estos aspectos, pero mi objetivo era ponerla en marcha y lo he conseguido.

Personal de Motos Antoñín

Acabo ya, que me he enrollado bastante, con los agradecimientos. En primer lugar a mi familia, que aguantan y apoyan mis “piraúras”,  a Teresa y a mis hermanos Ignacio y Fernando (tiene una Kawasaki Zephyr 750 que ya es casi clásica y es mi “tutor”). A todos los componentes de Motos Antoñín, que están en la foto de arriba, porque se han volcado con la Road. Desde Antonio Alfaya (en la foto a la derecha y de azul) hasta el mecánico Javi (a la izquierda), incluyendo al resto del equipo familiar. A Neumáticos Panzuela, a Juan García y a la Gestoría Marín. Y sobre todo a J.V., que me permitió recuperar una moto que había tenido treinta años antes.

Y nada más, me voy para Guadix.

P.D. Ya están puestos los adhesivos de DUCATI en ambos lados del depósito. Los ha hecho, y muy bien, Jonathan, de adhesivosbaratos.com. Además ya me han dado la documentación definitiva y la he sacado algunos días. En la foto siguiente,  en la primera reunión a la que he ido con la Road, en esta segunda etapa. Organizada por el Mas Gas Club, tuvo lugar el pasado domingo

13 de octubre en el Mercado Victoria, aquí en Córdoba…o sea justamente al lado de mi casa.

En la reuniónMas Gas Club- Mercado Victoria

Antes había ido al Polígono de las Quemadas, a ver a los del Automóvil Club de Córdoba, que estaban acabando los preparativos del Rallye Sierra Morena. En carretera es donde mejor va (haciendo honor al nombre del modelo), en ciudad algo peor por pequeños fallos. En la reunión me encontré con amigos de aquella época, como Alfredo A. que aún tiene una Metralla MK2 o Javier B. Y también al motero que se ve en la foto, había venido desde Blanes y le hizo unas cuantas fotos a la Ducati.

Pues nada más.

Anuncios

Comentarios

19 comentarios en “Ducati Road 350

  1. Bonita historia con final feliz, yo también estoy liado con una moto italiana que estrené en el 88 y que aún conservo.
    Saludos

    Publicado por Vicente | 28/09/2013, 15:02
  2. Enhorabuena por el reencuentro, ahora a disfrutarla!

    Publicado por jesusdp | 28/09/2013, 18:51
  3. Me has echo dar un salto al pasado, hace 35 años ya te veía con esta andando por Córdoba, me alegro que la hayas recuperado y la disfrutes.
    Saludos

    Publicado por Leandro Sanchez | 29/09/2013, 18:43
  4. Mientras leía, pensaba que detrás de todo esto, a través de los vehículos históricos, el coleccionismo, y cualquier cosa que nos recuerde nuestro pasado, intentamos encontrarnos a nosotros mismos, no recuerdo si he leído algo similar, pero a partir de cierta edad, buscamos de alguna forma recuperar nuestro pasado, no se si por lo grato de los recuerdos, o porque nos resistimos a tomar la cuesta abajo, lo que si es cierto, y esto si lo he leído: una persona sin pasado, sin raíces, y sin historia no es nada.

    Felicidades por recuperar ese tesoro, ojala yo pudiera recuperar solo algunos de que los que he dejado por el camino.

    Publicado por Juan Velasco | 30/09/2013, 09:25
    • Gracias por el comentario Juan, es posible tu explicación, pero desde luego yo colecciono cosas desde hace bastante tiempo: revistas, coches de slot, radios, etc. En cuanto a las motos, algunas es que las tenemos desde que las compramos y otras han ido llegando. Hombre y lo de la cuesta abajo…..vamos a dejarlo en que estamos en la meseta previa. Un abrazo Juan

      Publicado por jjmedinamotor | 01/10/2013, 06:44
      • Jajaja, cuesta asimilar lo de la cuesta………jajaja, hombre todo es relativo, a nadie le gusta pensar que va a menos, pero de alguna forma se hace realidad a partir de los 50/55 personalmente me encuentro bien, incluso con ganas de correr, pero sinceramente no me veo entrenando un Rallye del nacional de los de antes, aunque tuviese los medios.
        evidentemente depende de la actividad que cada uno ejerce.

        Este año quiero bajar por el Sierra Morena, a ver si nos vemos. un abrazo.

        Publicado por Juan Velasco | 01/10/2013, 15:28
      • Lo mismo digo, yo también noto ahora más cansancio cuando voy las carreras, y los días después…Si vienes al Sierra morena, dame u toque por aquó o por el facebook

        Publicado por jjmedinamotor | 01/10/2013, 22:47
  5. De bien nacido es ser agradecido.
    Y yo te estoy agradecido, hermano, por este gusanillo de coches y motos que tu metiste en casa.
    Yo de “tutor” tuyo nada. Sabes más de esos hierros que yo.
    De la misma forma que me compré la Zephyr por estar prendado de tu KZ.
    Si hubiera existido una reedición de la Road me la habría comprado.
    La Road suena y corre que da gusto.
    A disfrutarla!

    PD:
    La foto de Platero Damas(?) está hecha desde otro vehículo en movimiento, por tres razones:
    1.- Nadie, con los frenos que lleva se pone delante de la Road en movimiento. Y tus manos están muy “sueltitas”.
    2.- No había por esa época muchos teleobjetivos en casa.
    3.- Por la altura de la cámara, parece un coche o otra moto.

    Felicidades!

    Publicado por Fernando Jimena | 30/09/2013, 19:36
    • Curiosamente, yo no había visto este comentario, porque los de wordpress o quien sea, lo habían mandado a la carpeta de los spasm, y de allì lo he recuperado.
      Tengo la suerte de que dos de mis mejores amigos son….mis hermanos, y este es uno de ellos. Es verdad que yo metí en casa el gusanillo de las carreras, pero también que él lo ha continuado y cultivado. Por ejemplo, de técnica sabe mucho más que yo, que casi no tengo idea. Sobre el comentario de la foto en la calle, pues tienes razón, se debió hacer desde otro coche, y si yo iba en la Road, pues estoy casi seguro que la hiciste tú.
      Muchas gracias por el comentario y un abrazo fuerte

      Publicado por jjmedinamotor | 02/10/2013, 20:48
  6. Hola soy Fernandito.
    Me ha gustado mucho la entrada y ¡muchas gracias por el paseo que me diste!
    Saludos

    Publicado por Fernando | 01/10/2013, 17:11
  7. Esto es realmente bueno, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y me gustaria disfrutar más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

    Saludos

    Publicado por rehabilitacion de fachadas | 03/10/2013, 08:47
  8. Gracias por el comentario. A ver si quedamos un día a dar una vuelta, cuando haga menos frío.
    Un saludo

    Publicado por jjmedinamotor | 03/12/2013, 18:49
  9. Valla curro guapo que te has pegado. La moto a quedado preciosa. Encantado de haber podido poner mi pequeño granito de arena en este proyecto tuyo.
    Por cierto soy Jonathan, de http://www.adhesivosbaratos.com

    Un cordial saludo.

    Publicado por Jnathan | 15/01/2014, 01:24
  10. Buenas tardes. Hace una hora he recuperado, después de ¡23! años, mis dos niñas, una Ducati Road 350 y una Montesa Cota 348 trail, guardadas por un amigo todos estos años. Están en un bastante buen estado, y me las ha llevado a casa absolutamente limpias, neumáticos a presión y cromados brillantes (no, no he estado en la cárcel; he tenido 5 hijos ansiosos de moto) y ahora me toca ponerlas en marcha, después de semejante hibernación. He leído tu blog y espero tener la paciencia y el resultado que muestras. A todo esto, espero que el hilo siga abierto y no estar escribiendo a un fantasma. Gracias por tus sugerencias.

    Publicado por Leopoldo | 06/10/2015, 16:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

septiembre 2013
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: