Uncategorized

El viaje interminable


En Septiembre de 1990,  Teresa y yo fuimos a Norwich, ciudad inglesa de la región de East Anglia, ya que ella iba a pasar allí un año por su trabajo, un instituto de investigación. La mayor parte del tiempo estuvo viviendo en  Hill House, una casa de campo del propio instituto, dividida en seis pisos. Estaba  en la  planta baja,  el ventanal del cuarto de estar  se puede  ver en la foto a la izquierda de la puerta principal.

0 Hill HouseLos seis primeros meses, nuestros hijos, se quedaron conmigo en  Córdoba. Pero después, y por motivo de mi trabajo, se fueron a vivir con ella los otros seis meses. En la foto, Alvaro y Juande en el centro acompañados por sus primos Miguel y Lola. Lo pasaron bastante bien y aprendieron inglés en la guardería de la Universidad, de oírlo a los otros niños. 1 Aparcamiento Las Gavias copiaDesde hace tiempo teníamos pensado volver todos a Norwich, y en las pasadas Navidades decidimos hacerlo, comprando los billetes para el fin de semana anterior a la Semana Santa. Hélène y Álvaro viajarían desde Baden-Baden, ciudad alemana próxima a Estrasburgo, donde viven. Juande, Teresa y yo lo haríamos desde Madrid. El 18 de marzo, viernes de Dolores, salimos desde Córdoba con el Peugeot 5008 hasta el Centro Comercial Las Gavias, en el Ensanche de Vallecas, donde comimos. En la foto, el aparcamiento del centro comercial.  El  5008 está detrás de un coche blanco que se ve junto a la parte superior de la trasera del panel de información.

2 Parking T1 copiaA las tres de la tarde fuimos a recoger a mi hijo, que trabaja en un edificio cercano, y nos dirigimos hasta el aparcamiento T1 del Aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, donde íbamos a dejar el coche hasta la vuelta, prevista para el lunes a las 18.30. En la foto, en el microbús que nos llevó a la T1. Volamos con Ryanair, el avión salíó las  18.35 y  el destino era el aeropuerto de Stansted, a medio camino entre Londres y Norwich al que llegamos sobre las  20.10.

Como iba a ser tarde para coger algún autobús hasta Norwich, habíamos decidido alquilar un coche, y lo reservamos aconsejados por Ignacio S., un conocido que trabaja en Hetz, a través de la página Rentalcars. Necesitábamos uno con cinco plazas, que  íbamos a usarlo además  para desplazarnos por la zona. Así que después de comprarnos unos bocatas y unas bebidas (nada de alcohol) para cenar, nos fuimos en un autobús hasta la zona de coches de alquiler del aeropuerto, y allí nos atendieron amablemente en el stand de Hertz. Gracias a las gestiones de Ignacio, nos dieron un MG 6  DTI, un coche que prácticamente no conocía, fabricado por la actual dueña de MG, la empresa China  SAIC, en Gran Bretaña.

3 MG 6 copia

Como todos sabéis, en Gran Bretaña se conduce por la izquierda, y lógicamente el puesto de condutor está en el asiento de la derecha, el del copiloto para nosotros. Yo ya había condudcido un Fiat Panda que compró Teresa en Norwich, por lo que tenía cierta experiencia. En la foto de abajo, el puesto de mando del conductor, con el volante y todos sus mandos como en los coches de conducción por la derecha, pero la palanca de mandos a la izquierda, así que por ejemplo. los intermitentes y el cambio se manejan con esa mano. Ah, y el espejo interior del coche no lo vas a ver si giras la cabeza hacia arriba y a la derecha, porque está en la izquierda, en el centro del coche. Así que lo mejor es mirar al exterior de la derecha.

Interior MG 6

MI hermano Ignacio es profesor de Histología en la Facultad de Medicina, y está especializado en el estudio de los nervios, su funcionamiento, etcétera. A la vuelta del viaje me contó que él explica a sus alumnos que tenemos unos “circuitos neuronales” ya establecidos, por los que hacemos las cosas automáticamente, sin tener que pensar cada movimiento Y uno de ellos es el de conducir por la derecha, por el que vamos y nos montamos por la puerta delantera izquierda, arrancamos, metemos marchas, fernamos, giramos en las rotondas….todo de forma automática, sin pensar en cada paso que tenemos que hacer.

Bueno, pues este circuito neuronal no sirve para nada cuando conduces por la izquierda, hay que pensar cada movimiento. Mi hijo Juande hizo de copiloto esos días y me ayudó bastante.  Por ejemplo, cuando llegábamos a una esquina para girar a la izquierda, aparte de preguntarle si venía alguien por su lado, le decía que me indicara en qué carril me tenía que poner, pues en España tendríamos que cruzar la calle y situarnos en el de enfrente, el de la derecha, pero aquí había que girar a la izquierda y quedarse en el más cercano o sea el de la izquierda.

Entre Stansted y Norwich hay 136 kilómetros, que hicimos la mayor parte por autovía y por supuesto, de noche. En la autovía  el carril de los rápidos para nosotros es el de los lentos, y viceversa. O sea que íbamos pegados al de la izquierda (mi hijo me decía a veces que iba a darme con el guardarráil de lo pegado que iba). Los vehículos más rápidos te adelantan por la derecha. Otro asunto interesante y desconcertante en principio es que en Gran Bretaña miden en millas en lugar de kilómetros, con lo que el el velocímetro marca millas por hora. Otro lío. Como siempre llevo al extranjero cuando tengo que conducir el navegador un  Tom Tom Live) fue muy últil pues además de indicarte el recorrido marcas las distancias que te quedan en kilómetros y la velocidad en kilómetros hora, una importante ayuda.

Para adelantar te tienes que ir al carril de la derecha (el de los lentos aquí) y pisar el acelerador con decisión, sobre todo si adelantas a un camión que vá rapidito. Y además las incorporaciones son por la izquierda. Pero lo peor fueron las rotondas, que había bastantes en las autovías y en el resto de carreteras. Además que giran en sentido contrario el de aquí (o sea en el sentido de las agujas de un reloj), tienes que tener en cuenta que debes dejar pasar a los que te llegan por tu derecha (y no por la izquierda como aquí). La verdad es que casi me como a un par de ellos en esos días, pero el coche frenaba bien.

5 Hotel Best Western Annesley copiaPoco después de las once de la noche llegamos a Norwich, al hotel Hotel Best Western Annesley, muy cerca del centro y que eran tres casas antiguas adaptadas, como se puede ver en la foto. En la del centro estaba la recepción, un salón, un pequeño pub y el comedor. En la del fondo es donde estaba nuestra habitación, en la planta baja y bastante grande. El hotel está muy bien situado y no es caro.

El sábado por la mañana fuimos a desayunar al restaurante, lo que no haríamos más pues en las habitaciones había cafetera-tetera y calentador de leche, así que nos llevábamos las viandas y desayunábamos allí. Luego fui con Juande a la estación de Norwich a recoger a Hélène y Álvaro, que habían llegado el día de antes y habían dormido en Cambridge. Volvimos al hotel y allí estaba Katherine C.. una compañera de  mi mujer en su estancia anterior allí y con la que tenemos una buena amistad. Ellas dos se fueron hacia el John Innes Institute en autobús, y el resto en el MG 6.

6 Hill House copia

Muy cerca del aparcamiento, Hill House (la casa de la colina). donde habíamos vivido unos meses 25 aaños antes. Foto similar a la primera de esta entrada pero con mis hijos bastante más grandes (Juande a la izquierda de la foto y Álvaro a la derecha). Abajo y de derecha a izquierda Katherine, Teresa y yo. Por cierto que la casa ya no es alojamiento y se ha convertido en la sede del Plant Bioscience Ltd, un centro de biotecnología

8 John Innes Institute copia

Este es el John Innes Institute, donde estuvo trabajando Teresa. Por cierto, y para los que os dedicáis a la investigación, el instituto estaba abierto las veinticuatro horas del día todo el año excepto dos días, uno en Navidad y otro en Semana Santa. Fuera de las horas “normales” de mañana y tarde, se podía entrar a cualquier hora con una tarjeta. Como aquí….

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este es uno de los edificios centrales de la Universidad de Eaat Angila, de una arquitectura típica de los años setenta, con hormigón visto, similar a la de la Escuela de Agrónomos de Córdoba. Además de las distintas facultades y departamentos, tiene una gran biblioteca, y en las calles centrales, bancos, pubs, agencias de viaje y apartamentos para estudiantes, profesores e investigadores.

Incluso tiene un centro ecuménico, donde se realizan cultos de diversas confesiones. Y por supuesto pistas deportivas  y un gran lago. Situado el campus a unos siete kilómetros de la ciudad, hay una magnífica red de carriles para bicicletas, aparte de autobuses.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después  volvimos al hotel para dejar el coche y nos fuimos a pasear por Norwich, que es una ciudad pequeña, con una parte antigua muy bonita, rodeada por dos ríos navegables, el Yare y el Wensum y con un gran castillo. Comimos en una taberna cerca de la Plaza del Mercado, llamada Cellar Wines. En la foto de arriba, la calle Elm Hill.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La catedral de Norwich es uno de los principales monumentos de la ciudad. Construida por monjes benedictinos, después pasó a pertenecer a la iglesia anglicana. Tiene una de las torres más altas de las catedrales inglesas y fue construida con piedras traídas por los ríos. Alrededor hay un amplio recinto con casas antiguas.

13 Norwich 2 copia

Esta es una de las entradas al recinto de la catedral.El edificio se llama Pull’s Ferry, y era adonde los barcos descargaban las piedras para  construir la catedral, y también funcionaba como aduana.

14 Rincón del fumador copiaTras el pasea volvimos al hotel a descansar un rato. En la foto, el “jardin que había junto a a la casa donde estaba nuestra habitación, y al fondo, “el rincón del fumador”, zona destinada a los fumadores.

Por la tarde quedamos con la familia de Catherine para ir a un pub a cenar, era tipo restaurante, con la carta habitual de los pubs: ensaladas,algunas carnes, sandwichs, o se poco variada.

15 El gato del pub copia

Y después de cenar nos fuimos a otro pub,más pequeño y típico inglés, con bastante gente dentro, y un apartado donde tenían una pantalla gigante y estaban viendo un partido de rugby del torneo de las Cuatro Naciones, Inglaterra-Francia. Era como una taberna de las nuestras, con los parroquianos que iban allí con sus perros, y este gato, que vivía allí. Nos contaron que iba a diario con su dueño, un día el dueño dejó de ir pero el gato no. Estaba recostado en una estantería, y de vez en cuando se acercaba a la barra….

16 MG6 y Ford Mondeo copiaEl domingo lo dedicamos al turismo por los alrededores. Como ya conocíamos Great Yarmouth, la ciudad más cercana que da al Mar del Norte, y los Broads una serie de pequeños lagos navegables y que llegan  hasta elmar; nos fuimos a la zona norte del condado de Norfolk, cuya capital es Norwich.

En la foto vemos el parecido entre el Ford Mondeo y el MG 6 en cuanto a tamaño y estética, con sus tres volúmenes ambos. La novedad era que íbamos a ir por carreteras de un solo carril por sentido, y más estrechas, con lo cual se complicaba un poco la conducción, sobre todo cuando venía un camión de frente.

17 Playa de Cromer copiaEn primer lugar nos dirigimos a Cromer, una pequeña localidad con una amplia playa, que vemos en la foto. Aunque estábamos a 20 de Marzo, hacía bastante frío, por lo que poca gente había en la playa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este es el Pier de Cromer, o sea el muelle, donde hay reataurantes u al fondo un tetaro. Como se puede ver, el nivel del mar debe subir bastante con las mareas, por la altura del propio muelle.

19 Viajeros en Cromer copia.jpg

Bien abrigados, y en una foto que nos hizo una señora, los viajeros, de izquierda a derecha: Juande, teresa, Álvaro, Hélène y el que suscribe con sombrero. Al fondo, las casa típicas de la zona.

Volvimos al coche para ir hacia Sheringham. Otra característica de las carreteras de la zona es que prácticamente no tienen arcén. Está la carretera y al lado, “el follaje”, o sea hierbas altas. Como eran estrechas, cuando algún vehículo se cruzaba con nosotros, yo al follaje, y al llegar a los pueblos había una acera bajita, en la que me monté en alguna ocasión. No tenía ganas de rozar el coche.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta es la playa de Sheringham, muy parecida a la de Cromer, y como veis el cielo se iba nublando…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y aquí el embarcadero en la misma playa, con una rampa para bajar las barcas. La verdad es que el trabajo de pescador tiene que se duro, por el frío, el viente y el Mar del Norte.

23 EStación de tren de Sheringham copia

En esta localidad compramos unos bocadillos, frurta y bebida que nos tomamos en unos bancos de la calle principal y luego fuimos a  una estación de tren antigua,  que han mantenido como era, con todos sus muebles, relojes, incluso unas bicicletas de bomberos. Tiene tráfico de trenes, y hay uno de vapor que recorre la costa y que vimos salir.

24 Blakeney copiaDespués seguimos hasta Blakeney, un pueblecito que tiene una especie de marismas con unos canales navegables que llegan al mar.

25 MG Z y MG 6 copiaEn el aparcamiento (por supuesto de pago), coloqué el MG6 junto a un MGZ, el último deportivo construido por la marca Morris Garage, que es lo que significan las dos letras. Desde luego me gustan más los antiguos clásicos de la marca.

27 Entrada Hokham copiaPara acabar el recorrido, fuimos hasta Holkham un fincón del Conde de Leicester convertido en atracción turística. En la foto de encima, la entrada al recinto, que pasamos en coche hasta el aparcamiento.

28 Holkham copia

Y esta es la fachada de la casa que da a un amplio lago (luego nos daríamos cuenta que era la trasera). Nos tomamos un café, algunas un té, que es más típico, y de nuevo al coche, porque estaba a punto de llover.

La verda es que la zona es bonita, y Norwich también. Además es la Inglaterra del interior, muy diferente a Londres, la metrópoli. 29 Cena Jamie Oliver copia.jpg

Después de un nuevo paseo por el centro, como estábamos algo cansados de los menú de los pubs, fuimos a cenar a un restaurante italiano del chef Jamie Oliver, el que tiene programas de televisión, y se caracteiza entre otras cosas por manejar los ingredientes con las manos. Buena comida y no demasiado cara.

De vuelta al hotel, no acostamos pronto, pues al día siguiente teníamos el viaje de vuelta. Nuestro avión salía de Stansted a las tres de la tarde, para llegar a Madrid a las seis y media. El de Hélène y Álvaro salía un poco antes, porlo que teníamos que estar en el aeropuerto sobre las una, así que habíamos pensado para un rato en Cambridge, que nos pillaba de camino. Ya la conocíamos de anteriores visitas pero siempre merece la pena parar allí.

30 Hotel Best Western Annesley 2 copia

Pero todo cambió cuando al despertarnos, sobre las 7.30, vimos en el móvil un mensaje de Ryanair, que decía que nuestro vuelo se había cancelado por la huelga de 24 horas de los controladores franceses. Nos quedamos.perplejos…igual que nuestros hijos, cuando los llamamos para decírselo. Desayunamos y decidimos irnos directamente al aeropuerto, a ver qué soluciones nos daban.

El último trayecto con el MG 6 fue silencioso por el mosqueo que llevábamos. Decir que el coche va bien, es una berlina grande, el motor va bien aunque no es muy potente, frena bien (lo comprobé en una de los últimas rotondas), y no gasta mucho.  LO dejamos en el parking de Hertz y en el microbús fuimos a la terminal. Allí había un buen follón, con mucha gente intentando resolver sus cancelaciones. Allí nos enteramos que Álvaro y Hélène no tenían problemas porque habían volado desde Baden-Baden (Alemania) por lo que su vuelo no estaba afectado al no pasar por el espacio aéreo francés. Fuimos a la zona de Ryanair, donde había una larga cola ante el mostrados de atención al cliente, y un señor de la compañía explicaba en un inglés muy claro que lo mejor era que nos buscáramos una solución B. Intentamos conseguir billetes en otras compañías para el día siguiente, pero como era Semana Santa, no había.

Las soluciones posibles erar: intentar conseguir billete en el vuelo Londres-Madrid del día siguiente, a 400 libras cada billete más el gasto en hotel de esa noche (eramos tres). Otra  intentar conseguir un billete para el TGV Londres-París del día siguiente (los de ese día estaban agotados), a 300 euros cada uno más la noche del hotel en Londres. Em ambos casos había que sumar la comida, la cena, los desplazamientos, etc. Otra era quedarse en el aeropuerto todo el día hasta que se reanudasen los vuelos….NInguna nos convenció así que decidimos volver… por tierra y mar.

ford_fiesta_ecoboost-_drive

Volvimos a la oficina de Hertz y estábamos dispuestos a alquilar un coche que nos llevara hasta Madrid, pero el empleado nos indicó que si dejábamos el coche en otro país, la recogida subía 800 euros, así que lo alquilamos hasta Dover, con la idea de coger allí el ferry para Calais. Alquilamos un Ford Fiesta 1.25 Zeetec como el de la foto (tomada de Internet), de gasolina y salimos de Stansted sobre las 12 de la mañanacon el Tom-Tom como guía. Por cierto que pasamos por el Dartford-Turrock Crossimg, una combinación de túnel y un gran puente  (el de la Reina Isabel II), sin ver ninguna cabina de peaje, y dos meses después me ha llegado una carta en español con una multa de 95,44 euros por no pagar el peaje de 3,41 €. Pero al considerar ellos que quizás no conocía la forma de pagarlo y las multas, solo he tenido que pagar el peaje.

32 Mapa Stansted Norwich Calais dibujado copia

LLegamos a Dover sobre las tres de la tarde después de hacer unos 170 kilómetros. El Fiesta, con su pequeño motor de gasolina, iba bien pero se venía un poco abajo en las cuestas.Tuvimos que dejar el coche en un servicio de Hertz e ir andando hasta la terminal del ferry. Allí compramos nuestros billetes (95 libras los tres, carillo) y compramos algo para comer. El ferry salió a las 15.40 y en el trayecto intentamos hablar con la oficina de Hertz o de otra compañía en Calais, pero  resulta que allí todas cerraban a las seis de la tarde y nosotros llegábamos a las seis y cuarto (el famoso horario europeo). Además, ya habíamos contactado con nuestros trabajos para decir que no íbamos a estar allí al día siguiente por la mañana.

En la terminal del puerto quedaba abierta una compañía de alquiler de coches, en la que nos dijeron que se habían agotado todos los que tenían, como en las otras compañías), porque mucha gente había hecho lo mismo que nosotros. Además, un TGV (el AVE francés), que iba a París, había salido quince minutos antes, pero tampoco tenía sitio.

Pedimos un taxi y nos fuimos a la estación de tren de Calais, donde medio cenamos. Como Álvaro ya estaba en su casa en Estrasburgo, nos recomendó por Whatssap que fuéramos a Lille en tren, al ser un nudo importante de comunicaciones. Además nos reservó un hotel cerca de la estación, y nos recomendó que compráramos billetes para los TGV Lille-Paris y París-Irún del día siguiente, porque era más barato, y sobre todo menos cansado que cruzar Francia en coche alquilado. En el esquema de arriba, los diferentes trayectos que hicimos en Inglaterra, con distintos colores según el medio de transporte y el coche.

33 Hotel Lille copia.jpg

Este es el hotel Anglaterre-France en la plaza de la Estación de Lille, donde pasamos la noche en una habitación triple. Allí recenamos y alquilamos un coche para ir desde Irún hasta Madrid. Por cierto que estando allí, Ryanair mandó otro SMS diciendo que habían programado un vuelo a las seis de la mañana del martes. Eso para justificar que habían puesto un vuelo tras la huelga, y no tener que pagar indemnizaciones. Habría que ver cuántos viajeros pudieron entrar en ese vuelo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El martes 20 por la mañana, Martes Santo, fuimos a desayunar a un bar cercano, recogimos el equipaje y fuimos andando a la Estación de Lille, que es muy bonita. Allí, como en todos los trenes de Francia, simplemente tienes que introducir el billete en una máquina para confirmarlo. Quiero decir que no hay ningún tipo de control de seguridad para entrar en los andenes.

35 TGV copia

El TGV de Lille a Paris Nord salió puntual, y allí mismo nos fuimos enterando de los atentados perpetrados ese día en Bruselas (bastante cerca de Lille) por terroristas islámicos. En París tomamos un metro para ir a la estación de Montparnasse, atestada de gente y donde ya era conocida la magnitud de los atentados. Como en la otra estación, ningún control de seguridad de equipaje o de las personas que pasan al andén (en España es obligatorio en los AVE y otros trenes, las medidas de seguridad son mejores).

DibujoPlano tresn TGV.JPG

En la imagen, el recorrido que hicimos en los dos TGV, los billetes de los tres costaron 327 euros, no demasiado caros. Comimos de lo que habíamos comprado en un supermercado en Lille, y algo de la cafetería, y cuando estábamos llegando a Burdeos, el tren se paró. Por los altavoces estaban diciendo algo que nos tradujo un vasco-francés que hablaba español y que iba con un grupo que también se habían visto perjudicados por la huelga de los controladores franceses, habían dormido en Londres y tomado el primer TGV Londres-París. Pues bien, la parada era porque había aparecido en la estación de Burdeos una bolsa sospechosa y habían tenido que evacuarla. ¡Toma ya, otro inconveniente en el viajecito!. Afortunadamente estuvimos poco tiempo y el tren llegó algo después de las siete a Irún.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos fuimos en taxi  al cerano aeropuerto de San Sebastián,  donde teníamos alquilado un Opel Corsa de Hertz, pero como no había, nos dieron un Seat León 1.4 STI ranchera, el coche que más me gustó de los tres que alquilamos en este viaje. Tomamos la autopista Ap-1, paramos a tomar un pincho de tortilla (la foto del coche es en el apracamiento del bar) y luego le dejé el coche a Juande, hasta el Aeropuerto de Barajas, al que llegamos sobre las doce de la noche. Recogimos el Peugeot del parking de larga estancia, donde tuvimos que pagar un día más y dejamos el Seat en el aparcamiento de Hertz. Después fuimos a dejar a mi hijo en un piso de la calle  Hilarión Eslava, y dudamos si quedarnos a dormir allí y salir al día siguiente hasta Córdoba. Eso significaba tener que madrugar mucho al día siguiente y salir para Córdoba con la presión de llegar a la hora del trabajo, así que decidimos irnos para casa. Salimos de Madrid a las una de la mañana y nos fuimos turnando al volante,  paramos a tomar una Coca Cola en una gasolinera y  llegamos a  Córdoba a las 5 de la mañana.

 

39 Mapa dibujado 2Para acabar, el esquema del viaje. El de ida en avión, más o menos tres horas, y el de vuelta en coche-ferry-tren-coche, casi dos días. Y como el título de un antiguo programa de televisión. “Por tierra mar y aire”.

Dos conclusiones: La primera, como me dijo un piloto de líneas aéreas (y también de automovilismo), el primer error fue volar con Ryanair, porque la compañía no se preocupó para nada en buscar otras alternativas. Y la segunda, mejor contratar un seguro de cancelaclión, que te ayuda cuando esto ocurre.

Cuando estoy acabando de escribir esta entrada, oigo en la radio la noticia del resultado del referendum celebrado en Gran Bretaña sobre su pertenencia a la Unión Europea, y en el que ha ganado el salir de la Comunidad. Personalmente me da pena, he ido bastantes veces allí y tengo buenos amigos británicos. Desde luego su pertenencia era muy peculiar, pues por ejemplo seguían usando las libras, las millas y como hemos comprobado en esta entrada, la conducción por la izquierda.

Y nada más.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

junio 2016
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: