Uncategorized

Viajes de verano en los 60 y 70


Este año no vamos a tener viaje de vacaciones a ningún sitio, ya  estuvimos en Norwich en Semana Santa y el mes pasado en París, en la boda de mi hijo Álvaro y Hélène. Precisamente su boda religiosa, a finales de este mes, es el motivo de no salir de Córdoba, pues tenemos que ocuparnos de los últimos detalles.

Así que he pensado escribir una entrada sobre los viajes de veraneo de mi familia en los años setenta y ochenta del pasado siglo. Pero como es lógico, refiriéndome a los vehículos en los que los hacíamos y en cómo eran los viajes. Ahora vamos en coches amplios, con dirección asistida, aire acondicionado, elevalunas eléctricos, radio e incluso monitores de televisión para los niños, aparte de tablets, etcétera. Entonces no.

0. Cerro Muriano copiaEsta primera foto es del Renault Dauphine de mi padre, su segundo coche, pues antes tuvo un Renault 4/4. Con matrícula capicúa de Córdoba, lo compró en 1959. Está hecha en Cerro Muriano, donde alquilaba una casita para pasar los meses de verano. Nosotros nos quedábamos allí con mi madre buena parte del verano y mi padre iba y venía a Córdoba a trabajar, a unos 15 kilómetros con bastantes Curvas. Estábamos todo el día jugando con amigos, de una casa a otra, medio salvajes.

Por cierto que mi madre tenía carnet de conducir, y tuvo un pequeño susto conmigo en este coche. Iba en el asiento trasero de rodillas y mirando hacia atrás cuando tuvo que frenar bruscamente, y yo caí hacia adelante, golpeándome la cabeza con el freno de mano. No me hice nada, pero mi madre decidió dejar de conducir por un tiempo.

1. Renault 4 L copia.jpgEste Renault 4L fue el siguiente coche de la familia, comprado en 1965 cuando ya habíamos nacido los siete hermanos que somos. Y en él viajábamos todos, con el equipaje en una baca sobre el techo. Todos los veranos íbamos a Mancha Real, en la provincia de Jaén, donde la familia de mi madre tenía una casa a las afueras del pueblo. Vista Alegre.

Siempre que salíamos hacia Jaén, mi padre recordaba que si alguien tenía ganas de vomitar, que avisara antes de hacerlo para detener  el coche. Y muchas veces era decirlo, y alguna de mis hermanas…vomitaba en ese momento. Parada, limpieza de la niña y de la tapicería, y a seguir con ese olorcillo característico….Y por supuesto también, al poco de salir, alguno de los hermanos preguntaba ¿papá cuanto queda?, algo que se ha repetido a lo largo de los tiempos, hasta hoy. ¿O no?.

2. Vista Alegre copiaComo el coche no tenía aire acondicionado, salíamos siempre por la mañana muy temprano o a última hora de la tarde. La casa era grande y tenía delante una gran alberca de riego, con el agua bastante fría, y en la que nos bañábamos entre hojas y ovas. Allí coincidíamos unos días con mis primos de Madrid, algo mayores que yo, y con los que íbamos al pueblo a jugar al fútbol, al tenis o a lo que saliera. Y algunas noches íbamos a los cines de verano, en los que la entrada costaba una peseta si tú te llevabas la silla, y 1,50 si usabas la de anea que tenían allí. Nos lo pasábamos de cine, apenas veíamos televisión y mis tíos ponían discos de “Los Pekenikes”, entre cuyos componentes estaba el piloto Lucas Sainz.

Uno de los años, ya con el Seat 124 familiar, llevamos bicicletas para casi todos en la baca, y al parar en uno de los pueblos nos dijeron si éramos de algún equipo ciclista. En ese coche nos distribuíamos de la sigueinte forma: Mi padre y mi madre en los asientos delanteros, y la más pequeña sobre el apoyabrazos que se colocaba encima del freno de mano y donde iba un pequeño botiquín dentro. En el asiento trasero iban cuatro, y en la “perrera”, sobre cojines, un servidor y otro de los hermanos, mirando hacia atrás. Y ya íbamos oyendo la radio, con el “parte” de Radio Nacional de España cada hora. Al final nos lo sabíamos de memoria.

3 Seat 1500 copiaCuando íbamos siendo mayores, ya no cabíamos en un solo coche, y teníamos que echar mano de otro, pues además de los siete,solíamos llevar algún amigo o amiga. En la foto, junto con dos Bultaco Junior y un Vespino de la familia, el Seat 1500 de mi abuelo, con Manolo el chófer entre mis hermanos.

Mi abuelo paterno era médico de Aparato Digestivo, y en aquella época era habitual salir a los pueblos a ver enfermos. No le gustaba conducir y por eso tenía chófer. El primero fue Antonio “el Nono”, que estuvo con ellos desde los años 30 hasta el 66, cuando se jubiló. El chófer de entonces además de conductor era mecánico, y en la cochera tenía herramientas y un foso para hacer al menos, el mantenimiento. Y además era uno más de la familia, como el que vino después, Manolo. Precisamente con él y el 1500 hicimos muchos viajes al siguiente destino familiar de vacaciones: Motril.

4. Fachada Plaza  de Burgos copiaMi abuela paterna era de Motril, y su familia tenía una casa en la Plaza de Javier de Burgos, la que vemos en la foto de arriba. En los bajos hubo mucho tiempo una zapatería granadina, Calzados Garach, por lo que mucha gente la llamaba la Casa Garach, mientras que para la familia era la Casa Grande. Allí nos reuníamos primos de diversas ramas de la familia, algunos de ellos que vivían en Motril.

El viaje desde Córdoba a Motril (unos 250 kilómetros de los de entonces), era largo. Algunas veces salíamos muy temprano y la primera parada era en Alcalá la Real, para redesayunar con churros. Después seguíamos hasta Granada capital, pasando cerca de Atarfe, el pueblo de mi abuelo y saliendo por el Camino de Ronda hasta tomar la salida de Motril y subir el Puerto del Suspiro del Moro. Pasábamos cerca de pueblos como Padul o Dúrcal, donde teníamos parientes, el túnel cerca del Embalse de Bénar y casi para el final, “los caracolillos” de Vélez-Benaudalla, una serie de curvas enlazadas donde a veces había que parar para que alguno vomitara. Finalmente el túnel de la Gorgoracha, (donde al igual que en el otro túnel gritábamos por las ventanillas “paaaapa”), y jugábamos a ver quien veía primero el mar, ya estábamos en Motril, después de unas seis horas.

5. Escalera y fuente patio copia En la foto, el patio de la entrada principal de la casa  y parte de las escaleras que subían al primer piso, donde nosotros nos alojábamos, en unas habitaciones muy grandes, alrededor de la galería que podemos ver en la siguiente foto

6. La  galería copiaCuando mis padres compraron un Seat 600 descapotable de segunda mano para  mi madre , hicimos algún viaje con él a Motril. En una ocasión, y por la noche nos llevó Manolo, íbamos una de mis hermanas, su amiga y yo.  Como el coche se calentaba en las cuestas, a pesar de llevar abierto el capó trasero, abríamos la trampilla de la calefacción para que refrigerara más. Con la capota plegada y una noche preciosa con muchas estrellas, subiendo por el Puerto de San Juan (antes de Alcalá la Real), se me ocurrió decir que era una noche perfecta para que apareciera un OVNI. Manolo era muy supersticioso y algo miedoso, y dijo muy serio que como aparecieran los extraterrestres, iba a poner el 600 a 120 por hora.

Por cierto, que entonces íbamos jugando a distintas cosas durante el viaje, por ejemplo a averiguar la procedencia de los coches por el indicativo de las matrículas (algo que ya no se puede hacer por el nuevo sistema de números y letras), al veo-veo, y otros. Hoy los chavales van con sus consolas, móviles ,etcétera.

8. Fachada calle Tato copiaLa casa ocupaba una manzana y por detrás una puerta a la calle Tato, que es la que habitualmente usábamos. Es la que se ve en la foto y enfrente estaba una tienda de bolsos y otros complementos femeninos que era de Campillo, un exfutbolista motrileño con el que teníamos una gran amistad.

En Motril lo pasábamos de cine. Por las mañanas íbamos a alguna de las playas cercanas, la de “chinas gordas” en Motril, la de Salobreña, las de Carchuna y Calahonda y más adelante la de Playa Granada, donde estaba el chalet de Balduino y Fabiola, Villa Giralda. Siempre nos juntábamos un montón de primos. Entonces había alquitrán de los barcos que limpiaban los fondos cerca de la playa, así que había que llevarse aceite para quitárselo de los pies.

Por las tardes, y con la fresquita (sobre las cinco), nos íbamos andando hasta la Huerta del Rizo, donde vivían mis primos, haciendo escala en “Los Jileros” para tomarnos unos espumosos. (Supongo que mis amigos de las carreras motrileños, Paco Molino y Paco Alabarce, se acordarán de estos sitios, si me equivoco en algo, me podéis corregir).  En la huerta nos bañábamos en una alberca y esperábamos a que llegaran mis padres con los más pequeños.

7. Ignacio en la Junior copiaEn esta foto, que ya he publicado en el blog, y aparte de uno de mis hermanos disfrazado en la Junior, se pueden ver el sSeat 124 Familiar y el Seat 133 que sustituyó al 600. Si os fijáis, el 124 tiene una pequeña bola de remolque. Resulta que un año descubrimos en la cochera de la calle Tato una pequeña barca rígida, a la que faltaba el motor. En Córdoba compramos un motor Tomos, creo que de seis caballos y un remolque para la barca. Por cierto que el remolque fue vacío hasta Motril, y de los baches perdió los pequeños guardabarros de las ruedas.

Con la barca disfrutamos bastante. La llevábamos a diario a la playa, y era fácil que fuéramos diez o doce en el 124 (la mayor parte niños de distinas edades) y el remolque con la barca. Salió bueno el 124. La barca se manejaba desde el mando del motor y más de unavez, al dar un giro brusco, se caía el motor al agua al no estar bien fijado. Afortunadamente no lo pedimos nunca y todavía lo tenemos, no así el remolque y la barca que se quedaron allí.

9. El cerro de la Virgen copiaEn la Casa Grande solíamos organizar cada año reuniones familiares, en una ocasión nos reunimos cerca de setenta personas de todas las edades un sábado por la noche. Preparamos comidas, bebidas, cantamos, bailamos, y casi cuando estábamos acabando apareció la Policía Municipal porque un vecino nos había denunciado por organizar una fiesta pública sin permiso. Afortunadamente se aclaró todo rápidamente y no nos sancionaron.

Aunque normalmente íbamos la segunda quincena de julio, algunos volvíamos a Motril el 15 de Agosto, festividad de la Virgen de la Cabeza, cuyo Santuario vemos en la foto, en el Cerro. Y debajo, la feria, que entonces se colocaba allí

12 Plaza de Burgos copia La Casa Grande fue vendida a finales de los 90, y  unos años después, y cuando iban a derribarla, se movilizó el pueblo, y se paró la demolición. Estuvo varios años con unos andamios protegiendo la fachada y se apuntalaron los techos, pues la estructura estaba bien ya fue de las primeras que la tenía de hierro.

Hace unos años el Ayuntamiento de Motrl la rehabilitó y actualmente es la sede de la Mandomunidad de Municipios de la Costa Tropical. En la foto de arriba, la fachada principal, con el monumento a Javier de Burgos.

13 Calle Tato copiaY esta es la fachada de la calle Tato, con la entrada a la cochera en primer plano y la puerta por donde se accede a las oficinas de la organización. Estas fotos las hice hace unas semanas, y me emocionó ver la casa así. Gracias a los motrileños por conservarla.

 

15 aguagdulceAEl El siguiente destino de las vacaciones familiares iba a ser Aguadulce, en Almería, que en aquella época (finales de los setenta) tenía más o menos este aspecto, con la carretera nacional que atravesaba el pueblo y los primeros hoteles de la zona.

14 Seat 131 rev seat anuncio copiaEl viaje era más largo, y lo hacíamos en dos coches. Uno de ellos era un Seat 131 como este, ya que desgraciadamente no tengo ninguna foto del nuestro, que era color verde oscuro. Aunque tenía la carrocería de un 131-1430, llevaba un motor 1600, pero solo con cuatro velocidades, lo que hacía que fuera bastante revolucionado. Yo tenía ya carnet de conducir coches ( lo saqué días después de cumplir los 18 años) y experiencia en carretera, por lo que llevaba el Seat 133 de mi madre, y salía muy temprano por la mañana, más o menos una hora antes que mi padre con el 131.

No recuerdo exactamente por donde íbamos pero sí  que quedábamos a la entrada de Guadix en un restaurante, para redesayunar. Normalmente mi padre me pillaba antes de llegar, pero hubo un año que estuvimos esperando un buen rato, lo que nos extrañó bastante, pensando que hubiera tenido algún problema (entonces no había móviles ni nada parecido). Cuando llegaron nos lo explicaron: cuando iban a salir, una tía mía que venía de vacaciones con nosotros e iba en el asiento trasero, notó unas hormiguitas por el cuello, pararon y comprobaron que el maletero estaba lleno de ellas, pues habíamos cargado el coche la noche de antes y con el equipaje iba también la comida del primer día. Tuvieron que descarga todo, limpiarlo bien, cargar y salir.

16 Hotel Satelites park 2Después seguíamos hasta Almería por la carretera nacional, bajando por el Ricaveral (lo que me gustaban a mí esas curvas, que luego vería en muchos Costa de Almería), llegábamos a la capital y salíamos por el puerto a la carretera de la costa para llegar a nuestro destino, el Hotel Satélites Park (foto de arriba) en Aguadulce. En total, con paradas incluidas, tardábamos unas siete horas, llegando a la hora de comer.

17 Hotel Satelites Park 3En realidad era un apartotel, con apartamentos amplios que tenían cocina, por lo que podíamos comer allí. La mayor parte de los que se alojaban allí eran alemanes, que tenían un horario bastante diferente al nuestro. Por la mañana, después de desayunar y dejar unas toallas en la piscina para guardar sitio, íbamos de compras, y bajábamos a bañarnos sobre las una, cuando los extranjeros ya estaban comiendo. La playa estaba cerca, no había mucha gente, y la piscina la teníamos prácticamente para nosotros. Comíamos en los apartamentos y tras la siesta bajábamos de nuevo a bañarnos, y  luego organizábamos partidos de fútbol en el césped, con otros españoles o italianos, pues los germanos ya estaban cenando.

Al atardecer nos íbamos de excursión por la zona, y así conocí Enix , Félix o Almerimar (que estaba recién construida), lugares a los que luego he vuelto con las carrera. También íbamos a Almería al cortijo de un amigo de mi padre, o al barrio del Alquián, donde comíamos pescado fresco. También recuerdo otro restaurante familiar en El Parador que tenía un patio interior y donde tenían unas parrilladas de pescado buenísimas.

Piscina copia

Y hasta aquí el relato de los viajes e mi infancia y juventud. Afortunadamente  hoy han mejorado mucho las comunicaciones, y por ejemplo a Almería suelo tardar desde Córdoba algo más de tres horas. Pero a la vez se ha perdido la “épica” de aquellos viajes.

Antes de acabar, agradecer los comentarios que me habéis hecho llegar a esta página o por otros canales, sobre el final de la página de motor que escribía semanalmente en el diario Córdoba. Amigos, aficionados, pilotos y compañeros de prensa lo han hecho; y también otras personas en mi trabajo en el kiosco de prensa, etc. Desde luego la prensa escrita local sigue teniendo muchos lectores.

Motillos copiaTambién es curioso que algunos de los que más han salido en esa página, y otros que han insistido a veces en salir (hay uno que llegó a llamarme un domingo para saber si había salido su foto y comprar el periódico…), no se hayan manifestado. De todo hay en la viña del Señor.

Para mí estar de vacaciones significa cambiar de actividad, y en las fotos demás arriba están represantedas algunas de mis ocupaciones en los próximos días: mantener limpia esa piscina, y bañarme todo lo que pueda; ponerme con “las motillos” a hacer “mecánicas popular” o sea intentar arrancarlas e ir restaurándolas poco a poco, y

Guitarras copiatocar la guitarra, que los tengo bastante abandonado y me viene muy bien para la “altrosis” de los dedos.

Y algo de scalextric que tengo pensado. No me pienso aburrir.

Nos veremos en las cunetas. Saludos.

 

 

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Viajes de verano en los 60 y 70

  1. En alguno de los rallyes corridos en Almeria, CRIS’O y Yo dormiamos en el Hotel Satélites Park, corrimos con un Simca Rallye y nos lo trajo por carretera desde Cártama Juan Diaz, que años despues creó Prorrallye. Buenos recuerdos y estupenda toalla que nos regaló el hotel y tuvimos muchos años. Juande acuerdate, blanca con una franja amarilla y letras del nombre en blanco.

    Publicado por Paco López | 08/08/2016, 12:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

agosto 2016
L M X J V S D
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: