Clásicos, Motociclismo

Vídeos y fotos de la X Ruta “Baena Oliva Virgen”


Sábado 1 de abril del 2017.

6.30 h. Estoy en la cochera, intentando arrancar la Ducati Road 350. Estas motos veteranas tienen “vida propia”, la he estado usando últimamente sin problemas (algunos la pudisteis ver en el Sierra Morena), y lleva unos días que no arranca. El fin de semana pasado pensaba revisarla e intentar arrancarla, pero murió mi tía Pili, con casi 99 años y no pude hacer nada. Descanse en paz.

Ayer por la tarde estuve cargando la batería y comrpobé que la bujía daba chispa, pero seguía sin arrancar. Ahora estoy desmontando la parte inferior del carburador, para ver si está sucia, la limpio, otra patada y nada. No me da tiempo de desmontar la cuba y mirar los surtidores (gliceur en francés o chiclés que solemos decir por aquí), así que me voy con el coche al Paseo de la Victoria, donde hemos quedado para salir.

7.30 Cargando las motos en el remolque. Son las otras dos Ducatis veteranas del grupo (en que también hay una Bultaco Metralla MK II. que aún no está a punto). La verdad es que decidimos ir a la X Ruta “Baena Oliva Virgen” durante la semana anterior. En la foto de arriba, a la izquierda la  24 horas de los hermanos Esteban y Manuel T, del año 1975 y recién salida del taller de Motos Antoñín, donde pusieron condensador y bujía nuevas, pues últimamente fallaba. A la derecha la Road 250 de Gabriel B, de 1973, la más veterana del grupo, pues la mía es de  1974. En el centro y con casco, mi hermano Fernando, que acababa de llevar.

Y aquí las tres motos En total teníamos que hacer 180 kilómetros, 120 de ida y vuelta a Baena desde Córdoba, y otros 60 de la propia ruta. Habíamos decidido llevar dos motos en el remolque, y yo pensaba ir montado en mi Road 350, pero como decidió no arrancar y llevaba todo para ir en moto, me fui de pasajero en la tercera moto de la foto, la Kawasaki Zephyr 750 de  Fernando. Moto que salió en 1990 con una estética muy clásica, cuando no era habitual. La usa a diario y ha viajado bastante con ella.

Poco después de las ocho de la mañana salimos por la carretera de Granada. Yo llevaba bastante tiempo sin ir de “paquete” en una moto, y la verdad es que lo noté, a pesar de que la Zephyr es bastante cómoda. Hacía fresquito, y a pesar de llevar una chupa de cuero y debajo varias capas, tenía frío en las piernas, no me había puesto calzoncillos largos (o un pantalón de pijama de invierno) porque sabía que luego iba a pasar calor. Paramos en Espejo a tomar algo (servidor una copa de Pacharán), y allí nos juntamos con Luis que llevaba una Ossa Copa 250 de la copa, rodando el cilindro, y un chaval de Puente Genil que venía en una preciosa Royal Enfield nueva tipo militar. También nos acompañaba Álvaro, en una Yamaha T Max, que iba a llevar al otro fotógrafo y cámara de la Ruta, Jesús L.

No quise llevarme la bolsa con el material fotográfico, por no ir muy cargado, así que las fotos, y los videos que vais a ver, las hice con una tablet Samsung Galaxy Tab A. También pondré algunas hechas por mi hermano con su Nikon.

La Almazara Núñez de Prado, en Baena, era el centro neurálgico de la ruta, que organiza desde hace diez años la Asociación de Vehículos Clásicos y Antiguos de Baena, un grupo de aficionados a las motos veteranas, que tiene auténticas joyas y que además son muy buena gente. No nos habíamos inscrito por Internet y lo hicimos allí mismo, en total eran unas sesenta motos. En el corto video de arriba, imágenes de la almazara.

Esta ruta ha sido siempre una mezcla de paseo en motos por la comarca de la Subbética, y degustaciónes gastronómicas de sus productos. Como en otras ocasiones, comenzó con un magnífico desayuno molinero en el comedor de la almazara. En la foto de nuestra mesa, podeis ver las abundantes viandas, y de calidad. De izquierda a derecha, Esteban T, Gabriel B, Felipe N y Manuel T.

Después del desayuno, sobre las 10.30 comenzó la ruta. Nosotros llevábamos una acreditación de Prensa en la moto, lo que nos permitía movernos por la caravana, incluso adelantando a la pareja de motos de la Guardia Civil, para buscar un sitio bueno para las fotos (que hizo mi hermano Fernando), y los videos. Así que salimos de Baena por la carretera de Doña Mencía y nos situamos en una de las curvas de la primera subida.

Aquí hicimos este video, donde se puede ver las motos de la GC en cabeza, después el Volkswagen Escarabajo del director de la ruta, Juan Carlos de Prado, y algunos de los miembros del club, con chalecos verdes, que se iban a ir situando en distintos cruces de la carretera para que nadie se perdiera. Hay que tener en cuenta que dada la diferencia de edad y de potencia de las motos, podía haber descolgados. Y a continuación vemos pasar los participantes.

En este mismo lugar, una fotografía de nuestro compañero de viaje, Esteban T. con su Ducati 24 Horas, que acabó la ruta sin problemas. No pasó lo mismo con la Ducati Road 250 de Gabriel B. que tuvo que terminarla en el camión grúa, por una avería eléctrica.

Desde allí nos fuimos hacia Doña Mencía, adelantando a todos los participantes hasta pasada esta localidad, donde hicimos la segunda parada ,  el video de arriba y muchas fotos. Como podéis ver, el campo estaba precioso.

Entre las fotos, publico esta de un grupo de partcipantes: el primero con la moto más veterana de la reunión, que tampoco pudo acabar; detrás una Sanglas 400 E, una Honda VFR 500, una BMW y varias Vespas.

A continuación llevé yo la Kawa hasta Cabra. Cambio de chip total, pues mi Ducati lleva la palanca de cambio a la derecha con primera hacia arriba y las demás para abajo, y la de freno a la izquierda. En la Zephyr, como en las motos actuales, cambio en la izquierda, primera para abajo  y las demás para arriba; y la de freno en la derecha. O sea, tienes que ir pensando, cada cambio de marcha. Lo peor fueron los frenos pues acostumbrado a la fuerza que hay que hacer en la maneta o en el pie para los de tambor de la Road, al principio cada vez que frenaba con el delantero, hundía la suspensión y casi clavaba la rueda. El trasero prácticamente no lo usé. Pero es una maravilla como va, como sube de vueltas, y como suena, con más de 1000.000 kilómetros que tiene.

 

Al llegar a Cabra, un corto paseo por sus calles, fuimos a la Estación de Cabra, que ahora alberga un restaurante y en Centro de Interpretación del Tren del Aceite. Muy bien cuidada, me gustan estos edificios antiguos con un nuevo uso.

Allí tuvimos el primer refigerio, con bebidas y tapas incluidas.En la Estación de Cabra fue el primer refrigerio, con bebida y tapa. Me gustan las estaciones ya sin trenes y que se han reutilizado para otras cosas. El video de arriba es de la salida de la Estación de Cabra.

En esta foto, el edificio de la estación, bien cuidado, y ya saliendo, los señalizadores de cruces de la organización, junto con uno de los dos guardias civiles que nos acompañaron.

De Cabra nos dirigimos a continuación a Nueva Carteya. por una carretera en principio llana y con zonas rectas. Paramos a pocos kilómetros, en la salida de un puente que podemos ver en la siguiente foto.

En ella vemos la Aermacchi Hrley Davidson de uno de los organizadores, Federico J y a su hija Teresa  señalando una piedra que había en la carretera. Nosotros la vimos al llegar, pero no nos dio tiempo a quitarla porque llegaban los paricipantes. ¿Y qué pasó con la piedra?. En el siguiente video lo vamos a ver.

Pues sí, uno de los guardias civiles, que en esta ocasión iba dentro de la caravana la vió, paró su BMW en el puente y se paró para sacarla del asfalto con una patada. Un buen detalle, sombrero para él.

Unos kilómetros más adelante había una parte del tramo que conocíamos de otras rutas y de rallyes de coches, con una paella final junto a Nueva Carteya. Y allá que fuimos adelantando poco a poco a los participantes, en una carretera estrecha y con gravilla,y una bajada final con curvas enlazadas, cerradas… donde Fernando demostró ser un buen piloto y la Kawa tener estabilidad.

Este es el video que grabamos allí, con la localidad de Nueva Carteya al fondo. Y a continuación algunas fotos en el mismo lugar.
Aquí una Bultaco Frontera perfectamente restaurada, como otras presentes de la marca que fundó don Francisco Bultó.

Esta moto nos llamó la atención a lo largo de la mañana, hasta que la identificamos. Es una Derbi 2002, la bicilíndrica de 200 cc y dos tiempos que fabricó la marca catalana, con dos frenos de disco delante y otro atrás. Un motor derivado de las 125 de carreras, que tuvo varias versiones y era un auténtico pepino.

Desde aquí a Nueva Carteya, donde hubo otra parada rápida en el centro, para comentar incidencias y reponer fuerzas. Y de nuevo a la caretera…

Para acabar con los videos, este de la parte final de la  que une Nueva Carteya con la carretera antigua  de Córdoba a Granada, y que acaba en una rotonda próxima a Baena.  Era también una larga bajada, pero con carretera ancha. Las motos venían despacio, posiblemente por al agotamiento de los frenos, casi todos de tambor. Desde allí fuimos hasta Baena, a la  novísima fábrica de aceite de la Cooperativa Olivarera Nuestra Señora de Guadalupe,  donde pudimos ver las instalaciones y tomar otro “piscolabis”.

Para finalizar la ruta, volvimos a la Almazara Núñez de Prado para la comida, que comenzamos sobre las tres y media de la tarde. Como era de esperar, muy buena y abundante. En la fotografía, la moto más veterana de la reunión, una Triumph de 1916, modelo H 550 cc. Una pena que no pudiera acabar la ruta.

 

A continuación voy a poner una serie de fotos y comentarios sobre algunas de las motos presentes, como esta BSA, que parece de 500 cc, y que era del padre del piloto, que aparece en la foto junto a su hijo, que le acompañó en la ruta. O sea, la moto de la familia.

Esta BMW me llamó la atención al n tener el aleteado habitual de las máquinas bávaras. Se trata de una BMW R12

Muy bien conservada también esta Ducati, que sonaba divinamente. Tampoco sé el modelo aunque según las fotos que he consultado podría ser una 125.

Cualquiera que vea por primera vez esta motocicleta, no diría que es una Harley Davidson, al tener un solo cilindro y en una extraña posición horizonal frente a la marcha, y una estética más racing que custom. Pues lo es, concretamente una Aermachi-Harley Davidson de 350 cc. La marca americana compró el 50 % de la fábrica italiana para construir un modelo de cilindrada media para el mercado eropeo. Se construyeron de 1968 a 1974.

También hizo el recorrido completo esta Montesa Cota 49, una de las benjaminas de la serie Cota, para inciciación en el trial. Aún hubo otra más peqieña, la Cota 25 para niños. No hay que olvidar que en aquella época las motos de trial las usaban muchos de sus propietarios como motos de “a diario”

La clásica Montesa Impala también estuvo presente en la cita baenense. Una de las primeras motos de carretera españolas, que tuvo diversas cilindradas y que competía con las Bultaco y Ossa similares. Cuando las monocilíndricas españolas de dos tiempos dominaban el mercado.

Precisamente de la marca que se dedicaba fundamentalmente a fabricar proyectores de salas de cine y que tuvo una exitosa carrera comercial con modelos como la Mick Andrews Replica de trial, la 150 de carretera o la Phantom de motocross es esta Ossa 250 Copa que llevaba mi colega Luis, y con la que se disputó una de las primeras copas momomarca  de velocidad. Vino desde Córdoba rodando el cindro, hizo la ruta y volvió sin incidencias.

También hubo una amplia representación del scooter clásico por excelencia, la Vespa, con modelos de varias cilindradas, como esta  125 que llevaba una chica de Albendín y que se llevó el premio a la conductora más joven. Todas las presentes muy bien restauradas, y alguna con una potente preparación, como una 200 metalizada que era un avión.

Para finalizar con algunas destacadas de la reunión, no podía faltar esta ROA 125 con motor Hispano Villiers, pues el credor de la fábrica que también hizo motocarros, Rafael Onieva Ariza, era natural de Baena.

Poco después de las seis de la tarde, cuando ya habíamos acabado de comer y tomar café, tuve la última sorpresa de esta jornada. Estaba cansado y pensaba volver a Córdoba en el todo terreno donde habíamos traído las Ducati. Pero se acercó Fede, uno de los organizadores, para decirme si podía levar hasta Córdoba su Sanglas 400 E, que había traído otro amigo que se había vuelto antes y él tenía que llevar la Aermacchi HD en un remolque.

Así que sin comerlo ni beberlo me vi en lo alto de la moto que durante mucho tiempo fue el usado por la Guardia Civil de Tráfico. Nunca la había llevado, pero la verdad es que entre que se parece en características a mi Road y es muy sencilla, todo fue miel sobre hojuelas. Es cómoda, solo cuatro marchas, idel para ir a 80 kms/h o algo más. Y eso hice para acabar esta jornada, llegando a Córdoba “cansado pero contento” como dice una antigua sevillana.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

abril 2017
L M X J V S D
« Feb   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: