Automovilismo

Copiloto en la I Clásica Rincón de la Victoria. ¡Gracias Agustín!


Desde que se anunció la celebración de la Iª Clásica Rincón de la Victoria (también conocida como Clásica de la Axarquía) tenía pensado participar en moto, pues se permitían junto con los coches, todos con más de  veinticinco años. Y por dos motivos. En primer lugar porque creo que estas pruebas de Regularidad en carretera abierta al tráfico, tienen su lugar en el automovilismo, como una manera de iniciarse en él. Hace unos años había unas cuantas en Andalucía, pero después de un desgraciado accidente ocurrido en una de ellas, casi desaparecieron. Por eso cuando vi anunciada la prueba organizada por la Escudería Doble 30 de Málaga, con Manolo Melendo, con seriedad y un reglamento muy claro, decidí participar, en cierta manera para aportar mi granito de arena.

El segundo motivo era hacerlo en moto, pues siempre me llamaron la atención las pruebas que aún se celebran en Cataluña, con una sección de motos, habitualmente en parejas.  El reglamento de la clásica malagueña lo permitía haceslo en solitario o por parejas, se lo comenté a mi hermano,que tiene una Kawasaki Zephyr 750 de 1990 para acompañarme con mi Ducati Road 350 de 1974 (las dos en la foto de arriba, hecha por Gabriel Bellido, propietario de una Ducati 250 Road, en el Castillo de Alomdóvar)). Nos pusimos manos a la obra, él se encargó de hacer la inscripción y bajarse los programas informáticos, mientras que yo llevé la Road al taller para una revisión. El domingo antes de la prueba, hicimos un recorrido por tramos del Sierra Morena, subiendo desde el Lagar  de la Cruz hasta Villaviciosa y después de tomar café allí, bajamos por parte del tramo de Posadas, y por Cerro Trigo bajamos a Trassierra y luego a Córdoba. En este recorrido me di cuenta de algunas deficiencias de la Road, como los frenos de tambor (casi me quedé sin el trasero en la bajada al Puente de los Arenales), y otras mías físicas, pues me cansé una barbaridad. Esto, junto con compromisos familiares de última hora de mi hermano, hizo que decidiéramos no participar.

De todas formas pensaba ir como Prensa, y ya tenía reservada habitación en el Hotel Calabahía, de La Caladel Moral. Pero el jueves Agustín  Blázquez me ofreció ir con él de copiloto en su Ford Escort MK1, pues su habitual copiloto, Sonia Cerbán, no podía ir. Me quedé flipado con la propuesta, y la acepté de momento, aunque le advertí que no tenía experiencia en ser navegante en una prueba de Regularidad. Me dijo que no importaba, que él lo que quería era disfrutar y nada más.  Conozco a Agustín desde hace años, el nació en Córdoba aunque de siempre ha vivido en Málaga, y tenemos una buena amistad. Y del coche qué decir, es uno de mis preferidos de esa época, y lo he visto participar en pruebas de Regularidad abierta al tráfico, de Regularidad Sport en rallyes andaluces, y últimamente en la modalidad de Velocidad.Para mí es un clásico “de competición”, de carreras.

En algunas ocasiones me he montado en coches de rallyes, como el Peugeot de David Pérez, el Renault Clío Sport de Paco Galera, e incluso en el Peugeot 106 Kit Car de Eduardo Jiménez (en el circuito de Guadix). Pero hacer una prueba completa con Agustín y el Escort MK1. En la noche del viernes no dormí bien por los nervios, por lo que tenía que hacer y si lo haría bien. El sábado por la mañana salí con tiempo con el 5008 en dirección a La Cala del Moral, y después de llegar al hotel y dejar mi coche en el parqking, llamé a Agustín. Vino a recogerme y fuimos a su casa, para sacar el Ford a la calle y probar la colocación del baquet, por si había que cambiarla. Nada más que el arranque del coche y el sonido, ya me puso el vello como escarpias. El baquet estaba bien y me ajustó el cinturón de seguridad tipo arnés, con cinco puntos de anclaje. Para los no aficionados, una tiranta sale de debajo del asiento, dos de los laterales y dos de los hombros, cerrándolos todos con un sistema en el centro.

Este Ford Escort es MK1, la primera serie, que comenzó a fabricarse en 1968. Agustín lo trajo de Portugal. En la foto, el motor Ford Pinto de dos litros, que da una potencia aproximada de 160 CV. La caja de cambios, de cinco velocidades es de un Sierra con un Kit especial para este coche, y también Agustín le ha adaptado una dirección eléctrica asistida procedente de un Opel Corsa.

Lógicamente en un coche de competición, el interior es sencillo, desprovisto de todas las alfombrillas y aislamientos. En la foto, el puesto de concuddión del piloto con los relojes (el velocímetro no funcionaba), y al fondo y arriba los aparatos del copiloto, cuto funcionamiento me enseñaría Agustín.

En esta foto hecha por David Gómez, , la consola central, con distintos interruptores, los fusibles y el desconectador de corriente, el más grande y con un tirador. Después de enseñarme el coche por dentro, volvióa meter el coche en la cochera, llena de trofeos, volantes, piezas,etc… y otros dos coches:  el Volkswagen Golf de rallyes de tierra y un clásico deportivo alemán.  Ya en su casa, yo me dí un bañito en la piscina y nos tomamos una cerveza y unos aperitivos, mientras veíamos los entrenos de Fórmula 1. No queríamos comer mucho pues la carrera comenzaba a las cinco y media, en plena hora de la siesta.


A las cuatro de la tarde estábamos en el parking de La Cueva del Tesoro, punto de reunión para recoger la documentación. En la foto de la organización, el Ford Escort junto con otros coches, aunque la mayoría de los participantes estaban en otro aparcamiento, repleto. Y es que la inscripción era todo un éxito. Casi cincuenta coches y una sola moto, la Vespa 125 de Miguel Beltrán.

En esta foto, la primera parte de la lista de inscritos, con algunos participantes muy conocidos de las pruebas de regularidad, como Juan Mejías, Miguel Gómez, Cocha Velázquez o José Casado, que iba de navegante con Juan Antonio Sánchez en el Volkswagen Golf GTI de José García Bejarano, campeón de Andalucía de Regularidad Sport. Nosotros llevábamos el número 4, y en la lista aparecía Sonia Cerbán como copiloto de Agustín Blázquez, algo que luego cambiarían. Los cuatro que están marcados con rotulador amarillo fueron los únicos que faltaron.

Esta esla segunda parte de la lista, con mucha varioedad de coches. Salieron 44 coches, cifra mucho más elevada que los escasos partcipantes en Regularidad Histórica en los últimos rallyes andaluces.

La prueba se iba a seguir con dos aplicaciones para móviles de Mirally.es: una llamada Mi Rally Smart Control, para tener la hora oficial de la prueba y en la que se recogerían nuestros tiempos; y la otra denominada Rabbit Rally, en la que venía el rutómetro, e indicaba en todo momento si en los tramos ibas bien, más rápido o más lento. Mi hermano había descargado las dos, pero yo no podía acceder a ninguna porque ya no estábamos inscritos. Y Agustín no había descargado ninguna. Así que me puse a descargar en mi móvil la de la hora oficial y tiempos, primero inscribiéndonos con todos nuestros datos y los del coche, y luego conectarnos. Con la ayuda a través de guasap de Joao Portes, de Mirally.es (muchas gracias) y la dotros como Andrés Moreno, Manolo Melendo, pude descargarla y conectarme mediante el GPS del móvil. Esto fue lo último y casi más complicado, porque mi móvil no se conectaba bien, era porque en Ubicación (que es el GPS), estaba en modo ahorro de batería y tenía que estar en modo alta precisión.

Esta foto de David Gómez, que Agustín publicó en Facebook y yo he colocado como foto del perfil, está hecha justo antes de la salida y el sudor, aparte del calor que hacía, era por los nervios de conectar el teléfono, lo que conseguimos dos minutos antes de nuestra teórica hora de salida. Como podeis ver, Agustín tuvo el detalle de poner mi nombre en la puerta del coche.

Y en esta otra foto de David, el piloto muy concentrado antes de salir. Agustín insistió en que fuera tranquilo, íbamos a disfrutar y a acabar, no importaba para nada la calsificación. Me dijo varias cosas básicas: que no perdiera la hoja de control, y que siguiera el rutómetro tachando cada viñeta que pasara. Salimos, y tras unos cientos de metros, encontramos una rotonda, de la que salimos por donde no era, primer fallo. Volvemos al buen camino siguiendo a otros coches (salíamos a treinta segundos uno de otro), y tras varios cruces, nos perdemos los tres que íbamos, haya que encontramos la dichosa Plaza de los Delfines y salimos del Rincón de la Victoria hacia el primer tramo.

En esta foto, tomada del rutómetro (o road-book), el recorrido de la prueba, que había sido secreto hasta poco antes de la salida. Con un trazo más gordo he marcado (después de acabar la prueba y para esta entrada), los tramos de regularidad. A la salida del primer tramo, Benagalbón, llegamos sin penalizar a pesar de habernos perdido, pero los otros participantes nos indican que estamos tirando anticongelante. Agustín se baja y no ve ninguna fuga, además el coche no se había calentado, por lo que piensa que había echado demasiado. Así que salimos a nuestra hora, y con algo de precaución por si el coche se calentaba, lo que no hizo en ningún momento.

Por cierto, me comentaron los organizadores, Manolo e Isidro Melendo, que cuando fueron a pedir los permisos a Tráfico, les dijeron que dada la fecha, 15 de julio, no se podía pasar por autovía ni por carreteras concurridas, y así fue. Apenas había tráfico en las carreteras, quizás algo más por la noche y en las proximidades del Roncón de la Victoria, que staba de feria.

Antes de seguir, y con esta foto de mi amigo Jesús Calderón (uno de los mejores tirafotos andaluces), mis impresiones sobre el coche: Una maravilla, un aparato de la época que me recordó mucho a los Seat 124. Rateando en baja cuando había que ir despacio pues  “funciona” a partir de las 4000 rpm, luego tiene una buena patada, el cambio muy bien escalonado, frena bien, y Agustín lo lleva de cine. Aunque no llevábamos velocímetro, el piloto sabe en que velocidad va perfectamente, acelerando o ralentizando según fuéramos en los tiempos.


Aquí una reproducción de una de las páginas del rutómetro, muy completo como se puede ver en las anotaciones de baches y badenes. Agustín insistía en que yo tenía que ser metódico. Al salir de cada tramo en la hora que nos marcaba el reloj oficial (personalizada para cada participante), tenía que poner en marcha el cronómetro y el cuentahectómetros del Terratrip, y como no utilizamos el otro dispositivo para las tablas, porque no sabía usarlo ,yo iba calculando el tiempo en el que debíamos llegar a cada viñeta poniéndolo con bolígrafo tras la suma desde el tiempo de la salida, como se ve en algunas viñetas.


 Por cierto que en esa página del road book por la zona de Comares, había un bucle que se hacía por el camino de Los Gallegos (una pista de hormigón strecha y con baches), y después se seguía hacia Colmenar. Hace unos años, y con motivo de la Subida, estuvimos mi mujer, Carmen Brome, Paco Galera y yo en una casa rural de unos holandeses que era por aquella zona, lo que me sirvió porque recordaba las carreteras y cruces hasta llegar a Colmenar. Por cierto que tenía una pequeña pero superlimpia piscina en la que mi mujer se quedó el sábado por la tarde, mientras los demás nos fuimos a la Fase A. Como hacía mucho calor, vimos allí la manga de entrenos y la primera oficial, pero la segunda la seguimos…desde la piscina, con el talkie y los tiempos por Internet. La foto de arriba es de Jesús Calderón. También pasamos por tramos que conocía de los rallyes, como Alfarnate con su cruce, ahora mucho más amplio y menos espectacular, el puerto de Sabar, pero sobre todo me gustó la subida al Puerto del Sol, con unas horquillas de primera impresionantes, y ¡como iba el Escort!.l


Aquí otra página del rutómetro, donde se puede ver que ya apuntaba más tiempos en las viñetas (que por cierto no las tachaba, fallo). Era del tramo 7, que era el mismo que el tramo 2, en sentido contrario y más corto. Cuando lo hicimos por primera vez, una viñeta marcaba el hito 5, que no encontré, pero es que el final del tramo 7 estaba en el mismo hito 5, que tampoco ví, por lo que anoté FANTASMA. Luego al acabar la prueba, lo comenté con otros participantes, s los que les pasó lo mismo, y era porque estaba situado el revés, mirando en sentido contrario a la marcha.

12 Escort y R5 GT en Ríogordo

En esta otra foto de David Gomez (otro excepcional tirafotos y ocasional copiloto de regularidad, que me avisó que no iba a parar de curra en toda la prueba, como así fue), se ve el Renault 5 Gt Turbo de los lucentinos Antonio Bartolessis y José Ángel Adán, que salían medio minuto detrás de nosotros. Durante la prueba también utilizamos “referencias visuales” con el coche que iba delante nuestra, que era otro de los favoritos, el MG B de Miguel Gómez y Concha Velázquez. Cuand podíamos verlo tomábamos una referencia (un poste, una señal), y yo ponía en marcha el crono de mi reloj, pues teóricamente teníamos que llegar medio minuto después, aunque en algunas ocasiones me dio la impresión de que ellos no iban “a cero”. También a veces Agustín veía por el retrovisor demasiado cerca al GT Turbo de Bartolessis, y acelerábamos la marcha. Precisamente ellos fueron los vencedores absolutos de la prueba.

Me llevé la bolsa de la Canon EOS 40d con sus accesorios, la eché en el cajón portacascos… y no la pude sacar en toda la prueba, no me dio tiempo. Esta foto es de las pocas que hice con el móvil, antes de la salida de un tramo. Llegábamos dos o tres minutos antes de la salida, excepto en Colmenar que tuvimos una parada de unos diez minutos. Y no daba tiempo para nada, ni siquiera para fumarse un cigarro, como mucho medio. En algunos ni me bajaba del coche, porque lo que peor llevé fue abrocharme el cinturón, con las cinco tiras y el anclaje central, que lío. En la salida de uno de los últimos tramos conecté el crono y al minuto más o menos  no veía bien si estaba en marcha y sin querer lo paré, y no se podía resetear. Agustín se dio cuenta y me dijo que no importaba, pero viendo la hora oficial y cuando pasaron exactamente tres minutos volví a ponerlo en marcha e hice los cálculos añadiendo esos tres minutos a todos los parciales. El jefe se asombró de la improvisación.

14 Mi oficina en el Ford

Esta foto está hecha con el móvil y ya en el Rincón de la Victoria. El Terratrip marca arriba el total de kilómetros que llevábamos hechos desde la salida, 177, 37, y abajo el parcial desde la llegada del último tramo. Encima está el aparato de las tablas, que no usamos, y a su izquierda está el cronómetro. Llegamos al parking de la Cueva del Tesoro y nos dimos un fuerte abrazo, habíamos acabado y nos lo habíamos pasado bien. Para mí, una gran experiencia.

Trofeo tercer coche más antiguoDespués nos fuimos andando al Club El Higuerón, donde la organización preparó un buen aperitivo-cena y donde me tomé unas cervezas, durante toda la prueba solo había bebido agua y un Aquarius. Más tarde comenzó la entrega de trofeos y primero nos dieron uno por ser el Ford Escort MK 1 el tercer coche más antiguo de la Clásica, que Agustín me regaló.  El más veterano fue el precioso Renault Floride de 1959 que llevaban Juan Cerdá y Vanessa Martín; y el segundo el Fiat 124 Spider de los Guerrero.

Agustín y yo no habíamos estado pendiente de las clasificaciones, no llevábamos la aplicación que las iba dando ni tampoco preguntamos. La sorpresa fue cuando nos enteramos que habíamos quedado novenos de la general y terceros de la categoría pre80. Está claro que con un navegante experimentado, el Escort hubiera estado más ariiba en la clasificación….

Podium vehículos pre 80En esta foto que hizo alguien con mi máquina (muchas gracias), el podium de la categoría pre 80, con Miguel Gómez y Concha Velázquez de azul y vencedores con el MG B,  los José Antonio Palma (padre e hijo) de blanco segundos con un Volkswagen y nosotros terceros.

Podium pre y post 80En esta fotografía, el podium de las dos categorías presentes, junto con los organizadores. De izquierda a derecha: Isidro Melendo, José Casado, Juan Antonio Sánchez, J.J.Medina, Cocha Velázquez y detrás Antonio Bartolessis, Miguel Gómez y detrás José Angel Adán, los Palma y detrás JOsé Almagro y Álvaro Amores. Delante y a la derecha Agustín Blázquez y Manolo Melendo.

La Escudería Doble 30 quiso homenajear a Félix Naranjo, el impulsor de las pruebas de Regularidad en Andalucía, por lo que Manolo Melendo le dio una placa al finalizar la entrega de trofeos

Y hasta aquí ha llegado esta larga entrada, acabamos con una foto del equipo con el coche y los trofeos conseguidos. Para mí ha sido el debut en el asiento de copiloto, y me ha servido para admirar aún más a los copilotos de automovilismo, de cualquier especialidad. Me imagino lo que debe ser uno de velocidad, cantando las notas con el vehículo a toda mecha, y sin apenas ver la carretera. Sombrero para todos ellos, gracias Agustín y gracias también a Manolo Melendo por haber organizado esta gran prueba. Y que dure mucho tiempo.Clasificación finalEsta es una parte de la clasificación general de la prueba. A destacar la sexta posición  de Andrés Moreno, que vino desde Kosovo,compró un Porsche 924 y debutó en Regularidad, con Rubén Partal de copiloto.

Trofeos  de la I Clásica Rincón e la VictoriaY aquí los trofeos que me traje para casa. Esa noche, en el hotel, no me podía  dormir a pesar del cansancio. Supongo que sería por la descarga de adrenalina esa de la que tanto se habla.

Insisto, las pruebas de Regularidad en carretera abierta pueden ser una puerta para el automovilismo deportivo, siempre que estén organizadas. La próxima prevista es en Lucena, en noviembre y organizada por un nuevo club. Espero estar allí con la moto.

Nos vemos en las cunetas

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

julio 2017
L M X J V S D
« May   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: